Lo que puedes aprender si rastreas tus gastos por un mes

Lo que puedes aprender si rastreas tus gastos por un mes

Conoce qué sucede si te propones rastrear tus gastos durante un mes, de la misma forma en que rastreas las calorías ingeridas si estás en una dieta.

Dar seguimiento a tus gastos no es algo nuevo, y es un consejo financiero que muy posiblemente lo has escuchado. Sin embargo, como muchos, es probable que lo hayas ignorado porque no entendías el objetivo de hacer esto y pensabas que tú tienes una buena idea sobre cómo son tus gastos.

Sin embargo, si un día decides ver tu historial de gastos y analizar cuántos estás gastando en diferentes categorías (restaurantes, entretenimiento, vestimenta, tecnología, transporte, golosinas, etc), te vas a dar cuenta cuánto realmente estás destinando a esto. Muchos de estos gastos no tienen nada de malo, pero es muy posible que los hayas subestimado y no tienes una noción de cuánto realmente se te estás yendo en estos gastos. Tal vez, se te está yendo muchísimo dinero, tanto que con ese dinero podrías cubrir semanas de gastos en alimentos en el supermercado, la entrada de un auto y hasta meses de renta.

Por tanto, si decides seguir el consejo financiero y comenzar a registrar cada una de tus compras, vas a ver que es un ejercicio sencillo pero muy potente, y seguro aprenderás algunas lecciones sobre cómo estás gastando tu dinero.

 

  1. Gastar es la solución a los problemas

Para muchos, gastar es la primera solución ante un problema. ¿Necesitas estar en forma? Compra una caminadora que nunca usarás. ¿Necesitas un nuevo estilo? Visita una tienda y renueva tu guardarropa con ropa a la moda. No hay nada malo con gastar, pero se puede volver algo tan normal que no te das ni cuenta cuánto estás gastando.

La simple tarea de escribir con papel y lápiz cada compra que haces, te va a forzar a pensarlo bien antes de comprar. Este ejercicio te va a permitir estar más al tanto de cómo usas el dinero.

  1. Recortar gastos pequeños te puede llevar a ahorrar más de lo que piensas

Ponte a pensar qué pasa si dejas de gastar todos los días $2 en el café de media tarde. Mucha gente pensará cómo puedes llegar a ahorrar si dejas de comprar algo en lo que solo gastas $2.  El problema con esta actitud es pensar que “sólo son $2”. De hecho, este tipo de gastos van sumando y pueden llegar a representar un porcentaje importante en tu presupuesto mensual.

  1. Tener un presupuesto es indispensable

El manejar bien tu dinero comienza con tener un presupuesto. Si primero te pagas a ti mismo, ahorrando un porcentaje de tu ingreso antes de gastarlo, podrás distribuir de mejor forma el dinero en tus diversos gastos, siempre y cuando tengas unos lineamientos sobre cómo gastar. Si no defines reglas, empezarás a gastar  sin medida y cuando pongas atención a las compras que has hecho, te darás cuenta de que más de la mitad fueron solo por impulso. Cuando te vuelves más consciente de tus gastos, te sorprenderás de cuánto espacio puedes tener en tu presupuesto y ahorrar más para conseguir tus metas.

  1. Dar seguimiento a tus gastos por un mes

Hay varias maneras de rastrear tus gastos. Ahora existen aplicaciones en los celulares en las que puedes ir registrando cada gasto por categorías, otra opción es crear una hoja de Excel o escribir en un cuaderno. Después de un mes, analiza en qué gastas diariamente, cada semana o cada mes, e identifica cómo te sientes con estos gastos.

Con esta foto de tus gastos, rétate a ti mismo a gastar menos el próximo mes. No es un ejercicio que tendrás que hacerlo para siempre, pero rastrear tus gastos es una buena forma de modificar tus hábitos y asegurarte de que te tomes conciencia de cómo gastas.

Tomar conciencia es el objetivo de este ejercicio. Será más fácil decidir cómo gastar el dinero que con tanto esfuerzo has ganado, y no significa que nunca más harás una compra por impulso. Para esto, podrás dejar un colchón para gastos no identificados.

Finalmente, tener un equilibrio en tus finanzas es importante. Planifica para esos gastos imprevistos con tiempo para poder cubrirlos, pero da seguimiento a tus compras de vez en cuando y cambia tus hábitos.  Te sorprenderás de cómo podrás reducir tus gastos si eres más consciente de cómo manejas tu dinero.

 

Fuente: www.nyt.com

General Planificación y Presupuesto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam