Cómo engañar a tu mente y alcanzar tus metas financieras

Cómo engañar a tu mente y alcanzar tus metas financieras

General

Autora: Michelle Guerrero

Casi la mitad de las personas indica que el dinero es la fuente principal de su estrés, superando las tensiones de sus relaciones personales y el trabajo.

La solución a nuestras inquietudes financieras no es complicada: ahorrar más, pagar deudas, contribuir más a las cuentas de jubilación, entre otros. En teoría mejorar tus finanzas es fácil. En la práctica, es otra historia.

Existe una brecha entre saber que nos hace felices y ser felices. Pero esto no se debe necesariamente a la falta de carácter o voluntad. En muchos sentidos, la forma en cómo funciona nuestro cerebro dificulta el alcanzar muestras metas financieras. Afortunadamente, la plasticidad cerebral permite al cerebro adaptarse a diferentes situaciones, y al alterar algunas de sus peculiaridades, encontrarás que es más fácil alcanzar un estado de felicidad financiera.

  1. Somos naturalmente negativos

Somos nuestro peor enemigo, pero es por nuestro propio bien. Los seres humanos (y muchos animales) naturalmente recuerdan las experiencias negativas mientras olvidan fácilmente las positivas. Para algunos de nuestros ancestros que se encontraban en la naturaleza, esto puede tener sentido: tocar un escorpión y ser picado una vez, no iban a olvidar este momento. Los científicos llamaban a esto: sesgo de negatividad.

Pero en el mundo de hoy, el sesgo de negatividad aun moldea nuestra percepción. Hoy en día, esas picaduras de escorpión se pueden relacionar con el pago de cuentas atrasadas y compras impulsivas. Si estás intentando elaborar un plan financiero, el sesgo de negatividad puede estar frenándote.

El primer paso para superar este sesgo es reconocer que existe. Permítete cometer errores y practica un poco de autocompasión. Nadie es perfecto, y poco a poco podrás construir resiliencia y optimismo. Enfócate en los aspectos positivos de otras personas, en lugar de centrarte en sus debilidades. Es importante, acabar con la negatividad que está en tu vida.

  1. Descuento hiperbólico

¿Prefieres tener $15 hoy o $30 el próximo año? Si eres como la mayoría de las personas, preferirás tener $15 hoy. Una gran cantidad de estudios de investigación de economía y comportamiento han demostrado que las personas tienden a valorar menos el futuro que el presente. A esto se lo conoce como descuento hiperbólico, esta es la razón por la que $15 se siente mejor hoy que $30 en un año. Es una gran razón por la que ahorrar para la jubilación puede ser un desafío.

En términos evolutivos, la tendencia a favorecer “ahora mismo” sobre “algún día en el futuro” también tiene sentido. Cuando nuestros antepasados buscaban comida, no dejaban escapar a una presa delgada con la esperanza de que iban a encontrar una mejor presa durante el día.

Esta es la forma más fácil de combatir este prejuicio: olvidarse del futuro y, al mismo tiempo, tender al futuro. Destina una parte de tu sueldo al ahorro y jubilación, y automatiza los pagos de tus deudas. De esa manera, no tienes la oportunidad de gastarte este dinero en otras actividades.

Otra forma es hacer el futuro personal. Al relacionar tu futuro con los eventos personales (graduación, aniversario de boda, etc.), se reduce la cantidad que descontamos del futuro. Al hacer que el futuro sea personal, puede hacer que la planificación sea más relevante hoy.

  1. Dopamina

La dopamina suele ser malinterpretada como aquello que genera placer, pero en realidad es el neurotransmisor del deseo y la motivación en el cerebro. Cuando una persona que toma café percibe un aroma de café recién hecho, los niveles de dopamina en su cerebro aumentarán, lo que estimula a su cerebro para conseguir una taza de café. Si esa taza de café es de su agrado, sus niveles elevados de dopamina indican al cerebro de esa persona que debe buscar más café. La dopamina es parte de lo que hace que las adicciones sean tan difíciles de eliminar. También puede ser clave para lograr tus objetivos financieros.

Cuando las personas piensan en su situación financiera, establecen metas como “ahorrar $500.000” o “pagar todos los préstamos estudiantiles”. Estas son dos grandes metas que no se lograrán de un día al otro. Tomarán algún tiempo, y eso significa que la recompensa no llegará hasta el final. En su lugar, establece objetivos pequeños que puedas cumplirlos, y que aumenten los niveles de dopamina de tu cerebro.

  1. Domina tu mente

El aumento de los costos por la atención médica, las emergencias financieras y los bajos sueldos son las principales preocupaciones monetarias para la mayoría de las personas. Sin duda, estas cosas pueden dar miedo y algunas veces están fuera de nuestro control. Sin embargo, reconocer que la neurociencia sustenta algunos de estos temores puede ser el primer paso para lograr la tranquilidad financiera que busca el 90% de nosotros.

Fuente: Northwestern Mutual

¿Qué es un plan financiero?

¿Qué es un plan financiero?

General Planificación y Presupuesto

Piensa que el plan financiero es un mapa. Este plan integra a tus finanzas de forma holística y desglosa lo que necesitas hacer para conseguir tus metas, tomando en cuenta todas tus obligaciones. Y, cuando algo imprevisto suceda, tu plan financiero te ayuda a recalibrar tus finanzas. Un plan financiero incluye:

  • El monto que necesitas ahorrar para tu retiro
  • Cuánto debes tener en un fondo para emergencias
  • Lo que debes ahorrar para alcanzar metas grandes y pequeñas, como comprar un auto nuevo, vacaciones familiares o pagar la educación universitaria
  • Consejos sobre qué productos de ahorro e inversión te pueden ayudar a conseguir tus metas
  • Los tipos de seguros que te ayudarán a proteger a tu familia, tus ingresos y activos
  • Cómo puedes pagar tus deudas, como tus saldos en la tarjeta de crédito o un crédito hipotecario.
  • Un presupuesto que te indique cómo usar tus ingresos para cubrir tus gastos y ahorro, sin dejar de cubrir algún deseo que tengas
  • Un testamento que considere tus deseos para tu familia y activos después de tu muerte

El plan financiero lo puedes construir tú o puedes pedir la ayuda de un experto en finanzas personales que te puede ayudar a organizar, priorizar tus metas y ofrecer ayuda en decisiones para cubrir tus necesidades.

Cuando tu plan esté listo, llega la hora de implementarlo. Pero, recuerda que la vida cambia, así que tu plan necesitará ajustes. La vida tiene giros inesperados, la planificación financiera te ayudará a prepararte y asegurar que tu dinero te ayuda a conseguir tus metas individuales y familiares.

¿Qué es la planificación financiera?

¿Qué es la planificación financiera?

General Planificación y Presupuesto

Piensa sobre la última vez que hiciste un viaje grande. Es muy probable que en lugar de subirte al auto para ir de punto A a punto B, hubo toda una planificación por detrás: buscaste la mejor ruta, elegiste donde hospedarte, seleccionaste sitios que querías conocer y elegiste opciones alternas en caso de que una vía estuviera cerrada o te encuentres con mal clima.

La planificación financiera es como prepararse para un gran viaje, el punto A es tu situación financiera actual y el punto B eres tú en el futuro, alcanzando tus metas con la ayuda de ciertas decisiones financieras acertadas. Tendrás que desviarte del camino planeado, ya que te puedes encontrar con ciertos obstáculos como perder el empleo o tener que hacer un mantenimiento imprevisto a tu casa, pero con la planificación apropiada podrás llegar a tu destino final.

¿En qué te ayuda la planificación financiera?

La planificación financiera te puede ayudar a conseguir tus metas y conseguir hitos en tu vida, como, por ejemplo:

  • Casarte
  • Comprar tu primera (segunda o tercera) vivienda
  • Hacer que tu familia crezca
  • Pagar tus deudas
  • Mandar a tus hijos a la universidad
  • Comenzar un negocio
  • Vivir la jubilación que sueñas
  • Proteger a tu familia si algo llegase a pasarte
  • Heredar tus activos a tus hijos

Una vez que tengas claras tus metas y la ubiques en una línea de tiempo para alcanzarlas, la planificación financiera te ayudará a hacer lo que necesitas para conseguirlas. Debes analizar tu nivel de ingresos, gasto y ahorros para evaluar tus decisiones y hacer los cambios necesarios para asegurar que te mantengas en el camino.

Aprende sobre tu salud financiera en 4 sencillos pasos

Aprende sobre tu salud financiera en 4 sencillos pasos

General

Autora: Michelle Guerrero

La vida es impredecible. Un cambio inesperado como la pérdida de trabajo, enfermedad o alguna emergencia financiera imprevista, puede poner presión sobre tus finanzas personales.

Sobrevivir a una situación financiera difícil puede depender si has evaluado tu salud financiera y tomado las medidas adecuadas. Responde las siguientes preguntas y determina tu capacidad para soportar una emergencia financiera.

Los resultados de tu test van a revelar si puedes sobrevivir a un evento financiero imprevisto. Implica evaluar tu deuda actual, tus gastos y tu capacidad para generar rápidamente efectivo o ingresos.

Realiza tu test sobre estrés financiero siguiendo estos cuatro pasos.

  1. Calcula tu relación deuda – ingreso

La relación deuda – ingreso es el total de los pagos mensuales de tu deuda dividido para tus ingresos mensuales antes de impuestos. Incluye cualquier deuda mensual recurrente. Como, el pago mínimo de tu tarjeta de crédito, el préstamo de tu automóvil o tus préstamos estudiantiles.

Suma tu deuda mensual y divídela para tus ingresos mensuales antes de impuestos. Por ejemplo, si tu deuda mensual es de $2000 y tu ingreso mensual bruto es de $6000, tu relación deuda es del 33%.

Una alta relación deuda-ingreso podría sugerir que estás gastando de más para mantener un estilo de vida superior al que te permiten tus ingresos. Una relación baja deuda – ingreso te brinda beneficios, como una ventaja para calificar para un préstamo.

Aprobaste el test: Si tienes una alta relación deuda-ingreso (superior al 40%), tendrás menos probabilidades de responder ante un evento financiero imprevisto, porque un gran porcentaje del dinero que ganas lo utilizas para el pago de tus deudas. Reduce tu relación deuda-ingreso pagando tu deuda de acuerdo con lo que puedas, y considera un carro y casa menos costosos. Esto no solo aumentará tu capacidad para calificar para un préstamo, sino que también ayudará a mejorar tus finanzas personales.

  1. Asegúrate que estás dedicando el monto adecuado para tus gastos esenciales y discrecionales

Los gastos esenciales son aquellos como vivienda, comida, deuda y seguro. Mientras que los gastos discrecionales incluyen los gastos por entretenimiento, ropa y cuidado personal. ¿Cuáles de estos gastos puedes recortar inmediatamente si necesitas algo de dinero? El monto total en dólares representa el dinero que puedes obtener en caso de una emergencia financiera.

Una regla de oro que debes recordar es 40/50/10. 40% de tu presupuesto para gastos discrecionales, 50% para los gastos esenciales y el 10% para ahorrar e invertir.

Aprobaste el test: Cuando tu presupuesto está basado en una regla como esta, significa que puedes lidiar contra un evento financiero imprevisto. Dependiendo de tus ahorros y otros factores, puedes cambiar los porcentajes de la regla de oro de acuerdo con tu situación. Evita incrementar tus gastos discrecionales si tus ingresos incrementan. Vas a ganar paz mental si mejoras tu liquidez.

  1. Evalúa tu liquidez

Los activos líquidos son el efectivo y aquellos activos que se pueden transformar en efectivo rápidamente. Evalúa tu liquidez para que determines a cuanto dinero puedes acceder rápidamente. Si surgiera una emergencia financiera, utiliza tu fondo antes de pedir dinero prestado o pagar tarde tus deudas. De esta forma, puedes evitar cargos por intereses y pagos atrasados.

Aprobaste el test: Construye un fondo de emergencia. Como regla general, crea y mantiene un fondo de emergencia que contenga un equivalente a tres meses de tu sueldo.

  1. Revisa tu seguro

Un accidente o un problema de salud puede tener consecuencias devastadoras para tus finanzas. Tus pólizas de seguro pueden ser tu primera línea de defensa. Tómate este tiempo para revisar la cobertura adecuada de tus seguros.

Seguro de vivienda y automóviles: Los seguros que no tienen una buena cobertura pueden dejarte expuesto ante una emergencia financiera, especialmente en el caso de daños graves en tu vivienda o automóvil.

Seguro de ingresos por discapacidad: Si no pudieras trabajar, ¿cómo va a reemplazar tu familia tus ingresos? Este tipo de seguros puede ayudarte a compensar la pérdida de tus ingresos.

Seguro de vida: Observa que este seguro proteja a tu familia en caso de que una fuente de ingresos muriera inesperadamente.

Aprobaste el test: Revisa tus pólizas de seguro teniendo en cuenta dos aspectos: personalización (encuentra un seguro que se ajuste a tu estilo de vida) y cobertura (asegúrate de que cuentas con la cobertura adecuada para minimizar una emergencia financiera).

Exhala

Si apruebas estos tests, respira es menos probable que tengas problemas para enfrentar una emergencia financiera imprevista. Con estos tests puedes saber cómo se encuentran tus finanzas y los pasos que debes seguir para fortalecer tus defensas.

5 maneras de sentirse menos estresado sobre tus finanzas

5 maneras de sentirse menos estresado sobre tus finanzas

General Planificación y Presupuesto

Autora: Michelle Guerrero

Cuando piensas acerca del dinero, ¿cómo te hace sentir? Si eres como la mayoría de las personas, tu respuesta probablemente esté más cerca a “estresado”, el 54% de las personas indican que pensar en sus finanzas, los hace sentirse ansiosos.

La buena noticia es que posiblemente tu estrés tiene menos que ver con tu situación financiera actual y más con tu confianza para administrar tu dinero. Casi 9 de cada 10 personas indican que nada los hace más felices que saber que sus finanzas están en orden. Estos cinco consejos pueden ayudarte a tomar las riendas de tu dinero y sentirte menos estresado por tus finanzas.

  1. Enfócate en las metas que son más importantes para ti

Seguro, hay cientos de que cosas que quieres hacer con tu dinero, pero intentar hacer todas al mismo tiempo puede ser abrumador.

En lugar de sentir que no estás haciendo ningún progreso porque te estás enfocando en todo, considera concentrarte en tus metas más importantes, mientras equilibras lo que te hace feliz hoy con lo que te hará sentir seguro en el futuro.

Por ejemplo, si mueres por cambiar tu vehículo, pero necesitas una semana en la playa, entonces puede tener sentido recorrer algunos kilómetros más en tu vehículo actual para que puedas tener tus vacaciones deseadas. O si el estrés de no ahorrar lo suficiente para tu jubilación te mantiene despierto por la noche, entonces puede ser el momento de aumentar el dinero que destinas a tu jubilación, incluso si es solo el 1 por ciento.

Al pensar en tus metas financieras debes sentirte feliz y no ansioso. Centrarte en unas pocas que despierten tu mayor alegría puede hacer que te sientas más motivado para lograr tus metas.

  1. Desglosar tus metas

¿Qué se siente menos abrumador? Saber que necesitas ahorrar $5000 para arreglar tu patio o saber que al ahorrar $417 al mes significa que tendrás un lugar mejorado para el próximo año para pasar tiempo de calidad con tu familia y amigos.

Al desglosar tus metas, las hace sentir más alcanzables y te ayuda a descubrir lo que necesitas hacer para alcanzarlas. Ya sea que estés intentando ahorrar para un viaje o terminar de pagar una deuda, separar tu meta en montos pequeños te puede ayudar a que se sienta más alcanzable.

  1. Automatizar tus ahorros y pagos

Ahora que estás centrado en tus objetivos favoritos y los has desglosado, es hora de darte un poco de ayuda adicional para alcanzarlos. ¿La forma más fácil? Automatizar. Configura una transferencia automática de tu cuenta corriente a tu cuenta de ahorros por el monto que desees ahorrar cada mes. De esa manera, no gastarás este dinero.

Lo mismo ocurre con el pago de una deuda. Si has estado gastando el saldo de tu tarjeta de crédito, calcula el tiempo que tomará pagar tu deuda, y luego define un monto de pago por mes.

Claro que, no debes olvidarte de tus finanzas, pero para las metas grandes que puedes desglosar en montos pequeños, la automatización te puede ayudar a alcanzarlas con menos estrés.

  1. Protégete a ti mismo

Parte de sentirte seguro acerca de tu dinero, incluye saber que tu familia y tú están preparados para una emergencia financiera. Esto es lo que puedes hacer para tener esa tranquilidad adicional.

Construir un fondo de emergencia: para la mayoría de las personas, tener 3 meses de su sueldo en una cuenta de ahorros de emergencia debería ser suficiente para asegurarse de que estar cubiertos en el caso de una emergencia financiera. Aquí te indicamos como comenzar un fondo de emergencia.

Obtén el seguro adecuado: seguro cuentas con seguro de auto y de vivienda. Pero ¿tienes un seguro de incapacidad para proteger tus ingresos en caso de enfermedad o lesiones que te mantengan sin trabajar por un tiempo? ¿Tienes el seguro de vida que necesita para cubrir los gastos de tu familia, ahora y en el futuro? Evalúa la cobertura de tu seguro actual para ver si es suficiente.

  1. Elabora un plan financiero

Adivina qué: si has hecho algo de lo anterior, entonces ya has tomado medidas para elaborar un plan financiero. Un plan financiero es tu mapa para alcanzar tus objetivos. Una vez que has implementado un plan, vas a sentir menos estrés, al tener en cuenta tus prioridades financieras.

Si no estás seguro qué pasos debes seguir desde aquí, considera hablar con un profesional financiero. Quien te puede ayudar a hablar acerca de tus prioridades, trabajar contigo a medida que las mismas cambien, y ayudarte a sentir feliz sabiendo que estás progresando en tus metas.

¿Estás listo para un bebé? Responde estas preguntas sobre tus finanzas

¿Estás listo para un bebé? Responde estas preguntas sobre tus finanzas

General

Autora: Michelle Guerrero

Es posible que hoy no estés listo para un bebé, o incluso en los próximos cinco años. Pero en teoría, ¿tus finanzas pueden mantener a un pequeño?

 

Probablemente te encuentres preparado financieramente si puedes responder “sí” a al menos tres de las siguientes preguntas.

 

¿Tienes tu deuda bajo control?

Si no es así, intenta llevar tu deuda a niveles manejables. Los gastos se acumulan, y pueden ser urgentes, por lo que tener un hijo puede ocasionar que tu deuda se acumule involuntariamente.

 

¿Estás ahorrando el 10% de tu sueldo?

Considera las transferencias automáticas de la cuenta en donde tienes tu sueldo a tu cuenta de ahorros. Estás ahorrando específicamente para tener tu bebé, por lo que debe ser adicional a tus ahorros para la jubilación.

 

¿Tu familia te ayudará con el cuidado de tu hijo?

Uno de los mayores gastos es el cuidado de los niños una vez que regreses al trabajo. Tener una pareja, familiares cercanos y amigos que puedan compartir el cuidado del niño facilitará mucho esta situación. Criar a un niño sin familia cerca es posible, pero implica buscar guarderias y niñeras, que suman altos valores de dinero.

 

¿Tendrás un baby shower?

Equipar un cuarto para tu hijo y comprar cosas como asientos para auto, coches y ropa puede costar miles de dólares. Un baby shower probablemente compensará una gran parte de esto, en donde te regalarán artículos que tu bebé necesita.

 

¿Tienes amigos con bebés?

Si resistirte a comprar ropa para ti es difícil, también lo es cuando compras ropa para un adorable bebé. Desarrolla esa disciplina, ya que la ropa de bebé, incluso las más bonitas, probablemente le quedará a tu recién nacido durante los primeros tres meses o menos. Pedir prestada ropa, juguetes y ropa de maternidad para las madres de amigos y familiares te ahorrará mucho dinero.

 

Fuente: LearnVest

5 errores de dinero que cometen los padres primerizos y cómo evitarlos

5 errores de dinero que cometen los padres primerizos y cómo evitarlos

General

Autora: Michelle Guerrero

La emoción del embarazo y prepararse para la llegada de un bebé es un gran acontecimiento en la vida de las personas. Pero cuando la celebración se convierte en decorar el cuarto del bebé, comprar su ropa, es fácil gastar un montón de dinero sin darse cuenta.

A continuación, encontrarás algunos errores de dinero que los padres primerizos deben evitar.

 

Almacenar muchos artículos de bebé en la bodega

Debes resistirte a gastar el dinero en cosas que no son necesarias para el cuidado de tu bebé y apegarte solo a lo necesario. Solo se necesita ropa, pañales, un lugar seguro para que tu bebé duerma y un asiento para el auto. Lo demás que tu bebé necesita es flexible. Tu pequeño va a tener preferencias a las cuales vas a querer acomodarte una vez que llegues a conocerlo. Esto aplica cuando tienes que comprar coches, los mismos que primero vas a desear probar con tu bebé antes de comprarlos.

Además, puedes adquirir lo que tu bebé necesita fácilmente en las tiendas especializadas en bebés; sin tener que guardar artículos que no necesitas en la bodega sin darles un uso.

 

Comprar todo nuevo

Algunos de nosotros no podemos imaginar poner a nuestro hijo recién nacido en un coche de segunda mano. Pero para cuando el bebé haya cumplido algunos meses o años, puede ser que te estés arrepintiendo de comprar todos los artículos nuevos.

Muchas madres cometen el error de gastar grandes montos de dinero en artículos para su bebé que no le van a durar por un largo periodo de tiempo. Es importante que los padres tengan en cuenta que pueden pedir prestados o comprar de segunda mano los artículos para sus bebés, tomando en cuenta que muchos artículos que se compran para niños menores de dos años son utilizados por poco tiempo.

Si nadie en tu familia o grupo de amigos te puede prestar estos artículos, puedes consultar en grupos de padres en Facebook o en ventas de garaje. Sin embargo, hay algunos elementos que debes comprar nuevos, como el asiento para el auto; a menos que confíes en el lugar que adquieres el artículo, y estés seguro de que nunca ha estado involucrado en un accidente.

 

Pensar que necesitas todos los artículos para bebé del mercado

El hecho de que exista un artículo para bebé no necesariamente significa que lo necesites. Cuando veas los insumos que los otros padres tengan, puede ser tentador querer comprarle a tu bebé el mismo juguete.

A pesar de ello, tu hijo no sabrá lo que se está perdiendo. Mientras los blogs de bebés y los sitios para padres alaben el tener un saltador, un gimnasio para jugar, entre otros, la mayoría de los pequeños se sienten felices al jugar con una manta al aire libre o en la alfombra de la sala. Guarda tus ahorros para cuando tu hijo tenga un poco más de edad.

 

No buscar alternativas para ahorrar dinero

Si bien los pañales de tela no son para todos, pueden ahorrarte algo de dinero. Muchas personas piensan que los pañales de tela son más caros; sin embargo, se ha demostrado lo contrario puesto que los padres ahorran grandes montos de dinero con este tipo de pañales e incluso ayudan a cuidar el medio ambiente.

Otra de las preocupaciones de los pañales de tela son las facturas por el pago del agua; pero no hay grandes cambios por este tipo de pañal. Puesto que de todos modos los hábitos de lavado en los hogares aumentan durante los primeros meses de vida de su bebé.

 

Errar al calcular los costos del cuidado infantil

El cuidado de los niños es un gran costo. No obstante, cuando los nuevos padres evalúan si uno de ellos debería quedarse en casa con el bebé o si se debería contratar una persona que les ayude a cuidar a su hijo, muchos lo hacen mal.

La mayoría de las familias deducen el costo del cuidado infantil solo del salario de la madre, lo que generalmente lleva a las personas a concluir que no vale la pena que la madre trabaje. Se debe alentar a las mujeres a distribuir el costo de cuidado infantil entre su salario y el de su pareja.

Después de todo, el hecho de que ambos padres destinen una parte de su sueldo para el cuidado de su hijo, les permite a ambos continuar desarrollando sus carreras profesionales, lo que en teoría les llevará a tener sueldo más altos en el futuro.

 

Fuente: Northwestern Mutual

 

No dejes que estos grandes gastos de ser padre te sorprendan

No dejes que estos grandes gastos de ser padre te sorprendan

General

Cuando analizas el costo de tener un hijo/a hay varios gastos a considerar: gastos de maternidad, nacimiento, educación, vacaciones, alimentación, hobbies, y una variedad de temas que deberás considerar para ayudar a tu hijo/a en su crecimiento. Sin importar si tu hijo es un bebé, un niño o joven, es importante que planifiques tu futuro financiero y consideres los siguientes gastos:

  1. Período de maternidad / paternidad: Tomar un tiempo fuera del trabajo después del nacimiento de tu bebé es muy importante. Si decides tomarte un tiempo extendido (fuera del permitido por la ley), conoces cómo este tiempo que posiblemente no recibas un ingreso, puede impactar tu capacidad de pagar los gastos y ahorrar. Antes del embarazo, asegúrate de entender por cuánto tiempo tendrás el período con sueldo y qué opciones tienes para extender este período sin afectar la situación financiera de tu hogar.
  2. Gastos de salud de tu bebé: Los gastos en salud crecen rápidamente una vez que nace tu bebé. Vacunas, citas con el pediatra, medicinas, etc., son algunos rubros que tendrás que considerar en tu presupuesto.
  3. Cuidado de tu hijo/a: Analiza quién cuidará de tu bebé cuando tengas que regresar a tu trabajo, y presupuesta el gasto que tendrás que destinar al cuidado ya sea a una guardería o a una niñera.
  4. Gastos de educación: Considera comenzar a ahorrar para la educación de tu hijo, haz un cálculo de cuánto te costará todos los años de escuela, colegio y universidad, y toma de decisión de comenzar un fondo de ahorro para poder cubrir estos gastos. Averigua sobre opciones de ayuda financiera o becas para ayudarte.
Temas financieros para considerar antes de la llegada de tu bebé

Temas financieros para considerar antes de la llegada de tu bebé

General

Cuando eres padre por primera vez, estás muy ocupado y enfocado en tu bebé que no te das tiempo para planificar sobre tus finanzas. Por lo tanto, el mejor momento para pensar sobre tus finanzas es antes de que llegue tu bebé. A continuación, te damos algunos consejos sobre prioridades financieras:

  1. Crea un presupuesto de padres: Tu presupuesto cambiará drásticamente cuando llegue tu hijo/a. Algunas cosas puedes prever y otras no. Identifiquen sus ingresos y sus gastos mensuales. Ahora comiencen a considerar gastos en pañales, fórmula, pediatra, cuidado del bebé, ropa, juguetes, etc. Los números deben incluir todo lo que necesitas para que su hogar funcione.
  2. Calcula el costo del bebé: Haz el cálculo de cuánto te costará tu bebé mensualmente durante el primer año, te sorprenderás por el valor. Contáctate con tu aseguradora e identifica todos los gastos que te cubrirán.
  3. Identifica quién trabajará, sólo un padre o los dos: Si alguien se queda en la casa, ¿esto representará una importante disminución en sus ingresos? Si los dos padres trabajan, ¿quién cuidará a su bebé y cuánto les costará? Al pensar en cada decisión y lo que involucrará, les ayudará a encontrar la mejor alternativa para todos.
  4. Revisa los beneficios de los seguros: Considera un seguro de vida, el objetivo es asegurarte que tu familia pueda sobrevivir financieramente si algo te ocurriese. El costo mensual de un seguro de vida, cuando eres joven y sano, no es tan alto como piensas.
  5. Crea un fondo para emergencias: Lo aconsejable es contar con un fondo de tres a seis meses de tus ingresos que permitan cubrir los gastos mensuales y que estén ahorrados en una cuenta de fácil acceso.
  6. Crea un testamento: Debe cubrir tus deseos para tu hijo/a en el caso de que algo te suceda. Simplemente contar sobre esto a tus familiares o amigos no es suficiente. Déjalo por escrito.
  7. Ahorra para el retiro: Esto pude resultar muy difícil para padres que tienen un presupuesto ajustado, pero pueden comenzar un tiempo antes de que llegue el bebé. Comienza a ahorrar lo que puedan, lo recomendable es un ahorro de al menos un 10% de su ingreso mensual del hogar para cumplir sus metas financieras.
  8. Ahorra para la educación de tus hijos: Si es algo que estás considerando, hay una variedad de alternativas para ahorrar, con sus ventajas y desventajas. Cuentas de ahorro programadas, pólizas, fondos de ahorro, etc., son algunas alternativas que puedes analizar.
Gastos para los que debes ahorrar durante el embarazo

Gastos para los que debes ahorrar durante el embarazo

Ahorro General

Existen una variedad de accesorios, libros, juguetes, ropa que puedes comprar cuando te estás preparando para la llegada de tu bebé. Sin embargo, estos gastos son menores si comparas con una variedad de gastos para que los que deberás ahorrar.
Por esto, es muy importante tener un presupuesto antes de despilfarrar el dinero en cosas no necesarias. Un buen punto de partida es comenzar a considerar los siguientes gastos:

1. Médicos: Los gastos médicos van a incrementar significativamente, aunque tengas un buen seguro de salud. El cuidado prenatal puede ser costoso y pueden existir costos para ciertos exámenes que no estén incluidos en el seguro de salud. El costo del parto/cesárea es algo que debe planificarse, consulta con tu médico cuánto te costará para que presupuestes este gasto. Adicionalmente, el hospital tendrá una tarifa que tendrás que cubrir por el uso de las instalaciones, consulta cuánto te costará con anticipación.

2. Vivienda y transporte: Este es otro gasto importante que debes considerar. ¿Tu vivienda actual tiene suficiente espacio para recibir a tu bebé? Una suite o un espacio muy pequeño puede resultar incómodo para tres personas, especialmente después de los 6 meses cuando tu bebé comience a necesitar más espacio. Si es posible, trata de cubrir los gastos de compra de vivienda, mudanza y renovaciones antes del nacimiento de tu bebé. También considera el gasto en transporte, tal vez necesitarás comprar un auto o encontrar un medio para movilizarte (por ejemplo, ir a las citas con el pediatra).

3. Planificación testamentaria: Puede sonar delicado, pero es importante pensar en hacer un testamento y hacer algunos arreglos financieros. Esto puede asegurar que tu hijo/a quede bajo el cuidado de personas que elijas, si algo te llegara a suceder. Puedes designar a alguien como guardián físico y a alguien que administre tu patrimonio y dinero por ellos hasta que sean adultos. Sin un testamento, no hay garantía sobre el cuidado de tu hijo o de cómo tu propiedad y activos serán distribuidos. Ponte en contacto con un abogado, y aunque este gasto sea en lo último que estás pensando, te recomendamos que lo tomes en cuenta.

4. Cosas básicas de tu bebé: Muchas cosas las puedes comprar después del nacimiento de tu bebé, sin embargo, tener algunas cosas listas antes puede ayudarte. Definitivamente, planifica el gasto de la cuna/cama/moisés, etc., donde dormirá tu bebé. Los monitores son accesorios muy útiles que puedes comprarlos con anticipación. Otro gasto que puedes hacer previamente es el coche, asiento del auto, donde movilizarás a tu bebé.
Finalmente, separa un poco de dinero para gastos anticipados como biberones, pañales, cobijas, juguetes, etc. La experiencia de ser padres es costosa, pero si planificas con anticipación tendrás más control sobre tus finanzas y podrás disfrutar más de este momento.