Cómo hablar con los niños sobre temas difíciles de dinero

Cómo hablar con los niños sobre temas difíciles de dinero

General

Conoce sobre los temas financieros que los padres deberían tratar con sus hijos, y cómo tener la conversación con éxito.

  • Gasto responsable

Si te parece imposible decir “no” a tus hijos cuando estás acostumbrada a decirles “sí” por todo, recuerda que los niños siempre están mirando más lo que haces que lo que dices. Mostrarle a tu hijo el comportamiento que quieres ver en ellos es la herramienta más poderosa para el cambio que buscas.

Céntrate primero en mejorar tus propios hábitos financieros. Después de tomar la decisión de gastar – o no – guía verbalmente a tus hijos a través del “por qué” detrás de sus acciones.

Si le dices, que te gustaría comprarte un café ahora mismo, pero puedes hacerle un recordatorio de que se van de vacaciones el mes que viene, y que realmente necesitas tener dinero en el banco para poder hacer las actividades que tienen planificadas. Dile que mejor es no hacer esa compra hoy.

Esta es una oportunidad para que los padres muestren a sus hijos lo que es ser considerados con el dinero y dar el ejemplo de planificar con antelación, en lugar de gastar sin pensar.

  • Deuda

No hay una edad correcta o incorrecta para hablar de deudas con los niños, pero la forma en que se enmarca importa.

Para los niños más pequeños, que sea simple. Explícales que tienes cosas que debes pagar sin entrar en que debes dinero a otra persona o entidad. Esta información puede preocupar a los niños pequeños. Explícales que debes pagar los gastos domésticos diarios, como tener que comprar comida cada semana.

A medida que los niños crecen, pueden beneficiarse al entender las consecuencias naturales de pedir dinero prestado. Explícales los detalles de la deuda sin comunicarles que la deuda amenaza la seguridad financiera de la familia. Los padres deben tener claro que el hecho de tener deudas no significa que la familia no vaya a estar bien, sino que significa que tienen que ser más cuidadosos con lo que gastan.

Esto es especialmente importante a medida que los niños se acercan a la edad en que pueden ser responsables de su propia deuda. En ese momento, es importante enseñarles a manejar las deudas, las implicaciones de acumular intereses, la responsabilidad de pagarlas, y así sucesivamente. Y esto incluye hablar con los que van a la universidad sobre las responsabilidades de endeudarse.

  • Dificultades financieras

La crianza de los hijos en un momento de desempleo o inestabilidad financiera puede crear mucha ansiedad. Los padres deben ser honestos acerca de que mamá o papá no tienen trabajo, pero no deben agobiar a los niños con lo preocupados que se sienten; los niños son lo suficientemente inteligentes como para percibir la tensión doméstica sin tener que hablar de ello.

Para los niños más pequeños, explícales que la familia está evitando gastos extras porque mamá o papá están buscando un nuevo trabajo, pero las necesidades básicas de la familia no serán descuidadas. Enmárcalo como una situación temporal. A medida que los niños crecen, puedes compartir más detalles, incluyendo que tener un padre que está temporalmente desempleado requiere sacrificios de cada miembro de la familia.

  • Donaciones

Algunos sostienen que exigir a los niños que donen parte de su mesada, sus ganancias o su dinero de regalo a la caridad puede generar culpa o resentimiento. Pero cuando mamá y papá hacen de la generosidad un hábito, los niños lo aplican en su vida.

La forma más fácil de poner esto en práctica es compartir con los niños lo que se da y por qué. No se trata de crear una expectativa, sino de compartir lo que valoras con tu hijo. Cuando se invita a un niño a dar, en lugar de exigirlo, puede ser una experiencia más satisfactoria y significativa para ellos.

 

Fuente: Northwestern Mutual

Conoce sobre la ansiedad financiera y cómo confrontarla

Conoce sobre la ansiedad financiera y cómo confrontarla

General

La pandemia de coronavirus ha estado llena de incertidumbre y uno de los temas que más ha impactado ha sido la seguridad financiera. Casi todo el mundo, no sólo los que han perdido un trabajo o han visto reducidos sus ingresos, se sienten preocupado/as. Pero ¿qué es la ansiedad financiera?
La ansiedad financiera es un sentimiento de angustia en torno al dinero cuando no se tienen los recursos necesarios. No puedes dejar de preocuparte por cuestiones relacionadas con las finanzas.
Es una situación delicada, pero hay formas de combatirlo. Te damos algunos consejos y estrategias de expertos en ansiedad financiera.

¿A quién afecta la ansiedad financiera?
Las personas luchan con la ansiedad financiera por una variedad de razones. Algunos simplemente son más propensos a preocuparse por sus finanzas. Para otros, la ansiedad financiera puede surgir al crecer en un hogar donde sus padres se preocupaban por el dinero, lo que puede significar que es probable que repitan y vuelvan a crear un entorno doméstico similar.
Como la trayectoria de la pandemia sigue siendo desconocida, la falta de control es una fuente importante de ansiedad, según Heather Lyons, psicóloga del Baltimore Therapy Group. Puedes reducir los niveles de ansiedad al darte cuenta de las áreas en las que sí tienes control. Es importante darse cuenta de que puedes tomar medidas. No puedes arreglarlo todo de la noche a la mañana, ni todo por ti mismo, pero ciertamente no estás solo ni indefenso.

¿Qué hacer si te preocupan las posibles dificultades financieras?
Entre las crecientes tasas de desempleo y la economía del país severamente afectada, es comprensible preocuparse por cómo podría ser tu futuro panorama financiero. La sugerencia es permanecer en el momento y lidiar con él cuando llegue, y esa es la parte más difícil de afrontar con la ansiedad financiera. La ansiedad en general es preocupante por los resultados futuros, así que cuando te enfocas sólo en esto, no estás en el presente y te pierdes de lo que realmente se necesita hacer.
Cuando afrontas tus emociones, como la ansiedad, el estrés, el miedo, la preocupación y la tristeza, tienden a afectar tu salud mental y no te dan perspectiva.
Dedica un tiempo limitado a experimentar estas emociones, e intenta concentrarte en no preocuparte por el resto del día. Puedes dedicar cinco minutos o incluso media hora cada día para reflexionar y reconocer tus preocupaciones financieras. El punto es mantenerte equilibrado y consciente sobre el tema.

¿Qué hacer si ya has experimentado un contratiempo financiero?
Una desafortunada realidad de la pandemia del coronavirus es que puedes haber experimentado ya una importante pérdida financiera, como la pérdida de tu trabajo o tener que cancelar un evento o unas vacaciones no reembolsables.
En estas situaciones, concéntrate en replantear la situación. Cuanto más luches contra la idea de que las cosas no van a ser tan buenas como antes, más ansiedad te produce. Así que cuanto antes puedas aceptar el aquí y el ahora, podrás avanzar y empezar a tomar medidas para lo que hay que hacer.

¿Qué hacer si te sientes ansioso en general?
Es posible que estés experimentando ansiedad por otros motivos en este momento, como no poder visitar a tus padres o tener dificultades para ser productivo mientras trabajas en casa. Crear cierta previsibilidad, como construir un horario, puede ayudar. Esto puede ser tan simple como despertarte a la misma hora, tomar descansos regulares y planificar las comidas.

 

Fuente: Northwestern Mutual

4 reglas de finanzas personales que no debes olvidar en ningún momento

4 reglas de finanzas personales que no debes olvidar en ningún momento

General

Los esfuerzos para contener la pandemia de coronavirus en el mundo han alterado todas las dinámicas de vida de las personas.  A pesar de la agitación económica que está ocurriendo en todo el mundo, los fundamentos de las finanzas personales no han cambiado. Aquí hay cuatro reglas de dinero en las que puedes confiar siempre, no importa lo que se suceda en las próximas semanas.

  • El presupuesto es la clave para gastar menos: Cuando necesitas gastar menos, crear un presupuesto es la estrategia más fiable. Puedes implementar todo tipo de medidas específicas para administrar gastos, ahorrar y alcanzar tus metas. Esto es lo que hay que hacer:
    • Suma tu ingreso total, después de los impuestos y las contribuciones que hagas. Haz una contribución para tu jubilación.
    • Establece un monto mensual para el ahorro. Alrededor del 10% de los ingresos.
    • Suma tus gastos esenciales. Esta es la parte tediosa. Tendrás que revisar las transacciones bancarias, facturas o cualquier registro pasado que tengas de los gastos necesarios por alimentación, salud, educación, servicios básicos. Estos gastos deberían ser menos del 50% de tus ingresos.
    • Establece un límite de gasto para los gastos discrecionales y pago de deudas. En tiempos normales, usarías este dinero para cenar fuera, socializar, ir a juegos deportivos y compras. Estos gastos no deben superar el 40% de tus ingresos.

Una vez que estableces tus límites, tienes que vivir dentro de ellos. Eso no debería ser muy difícil en el entorno actual ya que las opciones de consumo son más limitadas.

  • El Seguro Social no es un plan de jubilación: Otra verdad constante de las finanzas personales es que no se puedes confiar sólo en la Seguridad Social en la jubilación. Para la mayoría de la gente, la Seguridad Social reemplaza alrededor del 40% de los ingresos laborales. Si seguiste el ejercicio de presupuesto anterior, ya sabes que el 40% de sus ingresos de hoy no cubre ni siquiera tus gastos esenciales.

Para evitar un gran descenso en el estilo de vida durante la jubilación, tienes que ahorrar e invertir esos ahorros. Lo ideal sería que guardaras el 15% de tus ingresos a lo largo del tiempo. Puedes abrir una cuenta de ahorros a plazo y poner tus ahorros para la jubilación allí.

  • Construir riqueza es más fácil cuando empiezas antes: Cuanto antes empieces a ahorrar para la jubilación, más fácil será. La razón es simple: Durante largos períodos de tiempo, tus ganancias generan ganancias propias. Y esas ganancias pueden superar con creces el dinero que salió de tu bolsillo.

Aquí hay un ejemplo. Digamos que pones 500 dólares mensuales en una cuenta a partir de hoy. Y tienes esos fondos invertidos para ganar un 7% anual. En 40 años, habrás aportado 240.000 dólares a esa cuenta. Pero el saldo de tu cuenta será de 1.320.062 dólares. Habrás ganado más de un millón de dólares de tu inversión de 240.000 dólares.

Ahora compara ese rendimiento con lo que sucede cuando sólo ahorras durante 10 años. Pondrás 60.000 dólares y ganarás sólo 27.047 dólares con la misma tasa de rendimiento.

  • Un fondo de emergencia te ayuda a mantenerte libre de deudas: A principios de este año, puede que hayas asumido que tu trabajo era sólido y que tendrías ingresos fijos mensuales. Hoy, no tanto. Si pierdes tu fuente de ingresos, tener ahorros en efectivo a la mano te impide ir por tu tarjeta de crédito de inmediato para pagar la comida y los servicios públicos. Vivir de las tarjetas de crédito en un apuro es mejor que morir de hambre, pero puede tomar años para recuperarte.

Esos ahorros en efectivo son los más confiables. Prioriza tu ahorro en un fondo de emergencia como la meta más importante si aún no tienes uno.

Volver a lo básico financieramente puede ser una forma de mantenerte firme mientras pasan estas épocas inciertas. Aprovecha este tiempo para redefinir lo que es realmente esencial en tu vida, y para hacer planes para un futuro mejor y más estable financieramente

Qué opciones tienes si no puedes pagar tus cuentas

Qué opciones tienes si no puedes pagar tus cuentas

General Planificación y Presupuesto

Si una vez que hayas analizado tu presupuesto para estos próximos meses identificas que te encuentras en una situación financiera crítica y no podrás pagar tus cuentas, la buena noticia es que hay opciones. Contacta inmediatamente a tu institución financiera, emisor de tarjetas de crédito, o tu proveedor de servicios públicos para ver qué alternativas tienes. Otra ayuda, si la situación es muy crítica, es acudir a las ayudas gubernamentales de entrega de bonos. En definitiva, es necesario que tomes medidas para buscar ciertas formas de ayuda.

A continuación, te presentamos algunas opciones:

  • Vivienda: Las entidades financieras que ofrecen préstamos hipotecarios están dispuestas a trabajar con cada cliente, según su situación personal, para analizar opciones de refinanciamiento de estos préstamos. Si optas por la refinanciación toma en cuenta que las condiciones de tu crédito cambiarán, entre estas condiciones pueden estar el plazo, la cuota o la tasa de interés. Contáctate con tu institución financiera inmediatamente para conocer tus opciones.

En el caso de que arriendes una vivienda, y no puedas cubrir el pago del arriendo, te recomendamos te comuniques de inmediato con el propietario de la vivienda para llegar a un acuerdo sobre el pago del arriendo en los próximos meses.

  • Servicios públicos: Los proveedores de gas, electricidad y otros servicios públicos suelen tener programas de asistencia para los clientes que no pueden pagar en su totalidad. Contáctate con el proveedor de servicios públicos para identificar qué tipo de beneficios están ofreciendo. En varios casos se ha optado por detener el corte de los servicios públicos.

 

  • Deudas: Si tienes dificultades para pagar tu tarjeta de crédito, préstamo de auto u otra deuda, contáctate de inmediato con tu institución financiera. Las instituciones financieras están dispuestas a trabajar con cada cliente para analizar su situación e identificar opciones de refinanciamiento.

 

  • Presupuesto: Es hora de recortar cualquier gasto no esencial. Eso significa cancelar tu membresía del gimnasio y recortar los planes de teléfono o internet. Considera la posibilidad de trabajar más si puede para obtener ingresos, puedes poner en práctica alguna habilidad y vender a tus vecinos, familiares o amigos.

 

  • Ayuda del gobierno: Si tu situación financiera es insostenible, no cuentas con ingresos y por tanto, es imposible cubrir tus gastos, puedes optar por las ayudas que está ofreciendo el gobierno. Infórmate con la institución pública encargada de la entrega de estos beneficios para que conozcas cómo puedes tener acceso a los mismos.

Fuente: Northwestern Mutual

Formas rápidas de recortar gastos en tu presupuesto

Formas rápidas de recortar gastos en tu presupuesto

Crédito Planificación y Presupuesto

Si tus ingresos se han visto afectados por el coronavirus y te preocupa lo que pueda pasar en los próximos meses, es muy probable que estés buscando formas rápidas de recortar gastos de tu presupuesto.

A continuación, te damos algunas formas en las que podrías recortar de inmediato gastos para liberar dinero.

• Membresías de gimnasios: Con los gimnasios de todo el país obligados a cerrar sus puertas, muchos ya han decidido suspender las cuotas mensuales de membresía por el momento. Ponte en contacto con tu gimnasio y mira si puedes poner esos pagos en espera. Hay muchos entrenamientos gratuitos a los que puedes acceder en línea a través de video o transmisiones en vivo.

• Servicios de suscripción: No estamos sugiriendo que cortes tu suscripción a Netflix que te ha estado ayudando a pasar la cuarentena en casa. Pero es posible que este cambio de circunstancias signifique que estás pagando por servicios que no necesitas en este momento. Haz una auditoría de tus suscripciones digitales: después de todo, muchos gastamos más en suscripciones digitales de lo que pensamos. Conserva las que te gustan y que te ayudan a superar tu situación actual; elimina las que no añaden ningún valor en este momento.

• Transporte: Tu actual viaje de ida y vuelta probablemente consista en caminar desde tu dormitorio hasta tu oficina en casa (y pasar por la cocina). Así que, si pagas por gastos relacionados con el transporte, como un estacionamiento mensual, mira si puedes pausar los pagos (aunque comprueba la política de tu garaje para ver si perderías la plaza).
Si estás acostumbrado a conducir todos los días, recuerda que probablemente también estés pagando mucho menos por la gasolina, por lo que ese es un dinero que ya estás liberando para otras cosas esenciales o para poner en tu fondo de emergencia.

• Cuotas de las tarjetas de crédito u otras obligaciones financieras: Si actualmente tiene deudas de tarjetas de crédito u otras obligaciones financieras que no podrás cubrir, no dudes en llamar a tu institución financiera para identificar de qué forma puedes refinanciar tu deuda o acogerte al diferimiento extraordinario de obligaciones.

• Pagos adicionales a la deuda: Si tu situación te permite, aún podrás trabajar para alcanzar cualquier meta de pago de deudas que tengas ahora mismo. Pero si has estado pagando la deuda agresivamente y sientes el peso de estos pagos, considera la posibilidad de reducir temporalmente la cantidad adicional que estás destinando a tu deuda o simplemente cubre lo que puedas, así sean los pagos mínimos por unos meses.

• Costos de energía: Pasar más tiempo trabajando desde casa significa un mayor consumo de electricidad, y cuanto más grande sea tu familia, mayor será el impacto en tu factura de energía. Si tienes muchos aparatos que usan energía, aparatos que siguen consumiendo energía incluso cuando están “apagados”, considera la posibilidad de desenchufarlos cuando no están en uso o enchufarlos de vez en cuando para ahorrar energía. Entre estos aparatos se encuentran los equipos de sonido, reproductores de DVD, las consolas de videojuegos, las computadoras portátiles, las cafeteras, básicamente cualquier cosa que permanezca en modo de espera o que se pueda encender con un control remoto. Identifica qué beneficios ofrece la empresa de electricidad de tu cuidad para ayudarte con los pagos de las facturas durante estas épocas.

 

Fuente: Northwestern Mutual

5 maneras para manejar tu dinero en tiempos difíciles

5 maneras para manejar tu dinero en tiempos difíciles

General Planificación y Presupuesto

¿Cómo manejar tus finanzas durante estos tiempos difíciles, y si estás endeudado, qué puedes hacer para evitar que caigas más profundamente en la trampa de la deuda?

Te damos cinco consejos:

  • Construye un presupuesto realista. La mayoría de la gente nunca se toma el tiempo para sentarse y presupuestar correctamente. ¿Sabes cuánto te cuesta realmente a ti y a tu familia vivir cada mes? Anota todos tus gastos fijos y utiliza los recibos para calcular un promedio mensual de los gastos que cambian cada mes. Deduce la cifra final de tus gastos de tu salario neto para ver cuánto dinero tienes realmente al final del mes. Cuestiona aquellos gastos no esenciales para ver dónde puedes recortar y ahorrar más. Es importante que sepas a dónde va tu dinero, y si lo estás usando de la manera más eficiente posible.
  • ¡Cíñete a tu presupuesto! No es bueno simplemente pasar por el ejercicio de elaborar un presupuesto, y luego olvidarse de él. Imprímelo y pégalo en tu nevera donde puedas verlo todos los días. Esto requiere una disciplina estricta, así que considera recompensarte con tu regalo favorito al final del mes cuando lo hagas bien.
  • Ahorra para días lluviosos. Ahorrar puede parecer una tarea insuperable, pero comienza con lo que puedas ahora. Cada centavo que ahorres es un centavo más ahorrado que el día anterior. Lo que pasa con el ahorro es que es adictivo: ver que los ahorros aumentan gradualmente es un fuerte motivador para seguir adelante. La clave es empezar.
  • Lidia con tu deuda. Si puedes, empieza a pagar tu deuda. Como el ahorro, incluso una pequeña cantidad de dinero cada mes es mejor que nada. Si puedes cubrir con tus cuentas mensuales, apunta a pagar un poco más. Pero hagas lo que hagas, no gastes más en tus tarjetas de crédito; más bien busca el efectivo en otro lugar o, si no lo tienes, no gastes el dinero en absoluto.
  • Haz sacrificios que cuenten. Aunque no puedes reducir los gastos esenciales pagos de educación, servicios básicos, alimentos, etc., reduce el gasto en estos lujos que te das. Esas tabletas extra de chocolate, botellas de vino, joyas e incluso las vacaciones que has estado viendo, puede que sólo tengan que esperar.
Lo que debes saber sobre las estafas por phishing en tiempos de incertidumbre

Lo que debes saber sobre las estafas por phishing en tiempos de incertidumbre

General Seguridad

El mundo está en alerta máxima y los países tratan de tomar precauciones contra la pandemia que afecta a todos. Pero hay un área en la que puede que no te hayas dado cuenta de que necesitas protegerte: el fraude de identidad o phishing.

Los ciberdelincuentes se han aprovechado del aumento de la ansiedad en todo el mundo centrando sus intentos de fraude sobre temas relacionados con la crisis. Por lo general, se trata de correos electrónicos de phishing que parecen ser familiares o legítimos, pero que liberan virus en tu equipo cuando abres un archivo adjunto infectado o haces clic en un enlace. Los hackers pueden entonces utilizar el virus para acceder a tu información sensible.

Algunos casos de estafas por phishing durante estos momentos son:

  • Correos electrónicos que contienen facturas falsas de órdenes de compra de suministros de desinfección y protección, como mascarillas.
  • Correos electrónicos disfrazados de comunicación oficial sobre los planes de una empresa para el trabajo a distancia.
  • Correos electrónicos que afirman ser de organismos estatales o internacionales ofreciendo orientación y asesoramiento.
  • Solicitudes de donaciones a organizaciones benéficas que afirman apoyar la lucha contra la propagación de la pandemia.

¿Cómo protegerte?

Se recomienda que todas las personas desconfíen de cualquier correo electrónico que tenga una línea de asunto, un archivo adjunto o un hipervínculo relacionado con COVID-19, así como de los textos, llamadas o súplicas en los medios sociales relacionados con la pandemia. A continuación, se ofrecen algunos otros consejos para protegerte de un posible intento de suplantación de identidad:

  • Debes estar atento a los correos electrónicos con enlaces aleatorios y prestar mucha atención a la dirección de correo electrónico: ¿está cerca de una que conoces, pero con un ligero error ortográfico? Los hackers pueden ser extremadamente sofisticados y se aprovechan del hecho de que una sola letra puede pasarse por alto fácilmente.
  • No proporciones ninguna información personal o financiera a través del correo electrónico.
  • Visita los sitios web oficiales de organismos estatales o internacionales para asegurarte de que recibes información objetiva.
  • Verifica la autenticidad de cualquier esfuerzo de financiación colectiva o de caridad antes de hacer donaciones. Evita a organizaciones que buscan donaciones en efectivo, tarjetas de regalo o transferencias bancarias solamente.
  • Ignora todas las ofertas online de curas de la enfermedad. En este momento, no hay ni una vacuna ni ningún tipo de medicación disponibles.
  • Si te han robado tu información, actúa rápidamente. Comienza a cambiar las contraseñas, alerta a las instituciones financieras donde tus cuentas se vieron comprometidas y revisa tus estados de cuenta para ver si hay alguna actividad que no reconozcas. Estos pasos pueden ayudarte a iniciar el proceso de recuperación.

Fuente: Northwestern Mutual

La planificación financiera te prepara para tiempos de incertidumbre

La planificación financiera te prepara para tiempos de incertidumbre

General Planificación y Presupuesto

Las cosas se sienten inciertas en este momento. Una pandemia está impactando nuestra vida diaria, desde el cierre de escuelas y el lugar de trabajo hasta nuestra salud. Incluso los modelos de previsión económica más sofisticados del mundo no previeron necesariamente que algo así ocurriera.

Entonces, ¿qué podemos hacer en un mundo que está cambiando tan rápidamente? Hacemos todo lo posible para anticiparnos a la incertidumbre.

Un plan financiero bien construido sirve para los buenos y los malos tiempos. Un plan que tome en cuenta todo tu panorama e incluye cosas en las que quisieras invertir, tus metas financieras, pero también te ayuda a protegerte durante una tormenta.

  • La planificación financiera te prepara para momentos como este

Los planes financieros se construyen con tus metas y sueños. Invertir es un componente clave de la planificación porque es una de las mejores formas de aumentar tu patrimonio en el tiempo. Pero un plan financiero integral también maneja el riesgo para asegurar que tengas dinero cuando lo necesites, sin importar lo que suceda en la economía de tu país. Por eso tu plan debe incluir fondos de emergencia, seguros, e incluso considerar tu presupuesto, o el dinero que estás ganando para satisfacer tus necesidades hoy.

Si tienes un plan financiero sólido, puedes preocuparte un poco menos por el dinero cuando hay mucho más en tu mente en este momento. Si tienes dinero para hoy,  no deberías preocuparte de la situación financiera inestable del momento. Puedes concentrarte en la familia y los amigos.

  • Cosas que puedes hacer en estos momentos

Con el cierre de empresas y la pérdida de ingresos de estas, puede que te preguntes cuáles son tus opciones si tes ve afectado. En este momento, es un buen momento para revisar tu presupuesto y buscar lugares en los que puedas ahorrar (tal vez aplazar los pagos de deudas adicionales que has estado haciendo por encima de la cuota mensual). Construye un presupuesto en torno a tus ahorros para emergencias. Comprueba si has acumulado ahorros por alguna inversión que has hecho, ya que podría ser una fuente de fondos que puedes aprovechar. Reevalúa cualquier línea de crédito que tengas abierta. Si te sientes un poco abrumado y no estás seguro de por dónde empezar, busca ayuda en tu institución financiera o con un asesor financiero.

 

Fuente: Northwestern Mutual

Cómo manejar una deuda durante el retiro

Cómo manejar una deuda durante el retiro

Crédito General

Es posible que no puedas jubilarte completamente libre de deudas, pero tener un plan para manejar mejor tus deudas durante la jubilación te permite tener un mejor control de tu vida financiera.

A continuación, te ofrecemos algunos consejos para ayudarte a organizarte.

  1. CONOCE LO QUE DEBES

El primer paso para manejar la deuda es saber exactamente lo que debes, a quién debes y lo que te cuesta en tasas de interés, cargos financieros o cuotas. Crea una lista de cinco columnas para contar todas tus deudas, incluyendo los saldos de las tarjetas de crédito, las cuentas médicas, los préstamos personales, de auto o de vivienda y las hipotecas.

Columna uno: Nombre del acreedor y detalles de contacto

Columna dos: Tipo de deuda (como tarjeta de crédito, préstamo de auto, etc.).

Columna tres: Monto del pago mensual

Columna cuatro: Saldo total adeudado

Columna cinco: Tasa de interés

 

  1. PRIORIZA QUÉ DEUDAS PAGAR RÁPIDAMENTE

Siempre debes hacer todos los pagos mínimos mensuales de tus deudas. Pero, si puedes, debes pagar algunas deudas de manera más agresiva.

Empieza con deudas de alto interés como las tarjetas de crédito. Cuanto más alta sea la tasa de interés, más dinero estarás destinando a los intereses cada mes. Si tienes una deuda con una tasa particularmente alta, tal vez quieras tratar de refinanciarla. Por ejemplo, puedes pagar tu deuda de tarjeta de crédito de alto interés refinanciándola con un préstamo personal de menor interés.

A medida que pagues una deuda de alto interés, pasa a la siguiente más alta de la lista.

 

  1. AVERIGUA QUÉ DEUDAS DEBES MANTENER

Es posible que sientas orgullo e independencia financiera cuando estés completamente libre de deudas, pero hay algunos casos en los que, aunque pudieras pagar toda la deuda hoy, no deberías hacerlo. Los siguientes son ejemplos de cuando mantener la deuda y hacer los pagos solo de las cuotas mensuales tiene sentido.

Puedes ganar más que el interés que estás pagando. Si tienes una tasa de interés del 4% por ciento en un préstamo pero podrías obtener un rendimiento del 6% de tu dinero en una inversión de bajo riesgo, saldrías ganando invirtiendo el dinero que de otra manera usarías para pagar toda la deuda ahora.

Deuda que reduce tu riesgo. Si pagas toda tu deuda, pero luego tienes muy poco dinero en el banco, puedes ponerte en riesgo si alguna vez necesitas el dinero. Digamos que gastas $50,000 para pagar un préstamo hipotecario de bajo interés, pero te quedas con muy poco efectivo accesible. Si hay una emergencia, puedes verte obligado a tomar un préstamo de alto interés. En este caso, habría tenido más sentido mantener tu dinero a la mano mientras sigues pagando tu préstamo con bajo interés.

 

Fuente: Northwestern Mutual

Propósitos financieros para administrar mejor tu dinero en el 2020

Propósitos financieros para administrar mejor tu dinero en el 2020

General Planificación y Presupuesto

Es probable que uno de tus propósitos de nuevo año es ser mejor en diferentes aspectos de tu vida. Un propósito popular es ser mejor con tu dinero. Si eso se te pasó por la mente, te damos algunas formas para que este sea el año en que lleves tus finanzas al siguiente nivel. Algunos pasos sencillos que pueden ayudarte a alcanzar tus metas financieras son:

  1. AHORRAR MÁS, POCO A POCO

No es fácil pasar de ahorrar el 5% de tu salario al 20% de la noche a la mañana – eso sería como tratar de levantar 150 libras en pesas en el gimnasio el día que empiezas a “ponerte en forma”. Pero al igual que con el levantamiento de pesas, con el tiempo puedes llegar a un gran número.

Propósito 2020: Automatizar tus ahorros (si aún no lo has hecho), y aumentar la cantidad que ahorras en pequeñas cantidades, como un 1% a la vez. Podrías aumentarlo en un 1% ahora, y luego en otro 1% en tu cumpleaños si, por ejemplo, obtienes un aumento más adelante en el año. Luego, sigue haciendo eso año tras año hasta que ahorres alrededor del 20% de lo que ganes.

 

  1. SE PRUDENTE CON TU DEUDA

No todas las deudas son malas. Las buenas deudas, como las hipotecas, pueden ayudarte a aumentar tu patrimonio o a alcanzar importantes metas personales. Las deudas malas, por otro lado, generalmente tienen una tasa de interés alta y no proporcionan mucho beneficio a tu situación financiera. Ya sea que estés pagando tarjetas de crédito o aceptando una hipoteca, resuelve ser estratégico con respecto a tu deuda en el año 2020.

Propósito 2020: Ten un plan a la hora de asumir una deuda o de pagarla. Haz un registro de todas tus deudas e identifica las que son más caras o tienen una tasa de interés más alta. Elabora un plan mensual para ir prepagando estas deudas durante el año, de esta forma al final del año te encontrarás en una situación financiera más manejable donde has recortado esa deuda que te pesa más en tu presupuesto mensual.

  1. ACTUALIZA TU PLAN FINANCIERO

A medida que tu vida cambia, el plan financiero que hiciste hace uno o dos años (o más atrás) puede ser cada vez menos relevante. Es importante que tu plan financiero refleje dónde te encuentras hoy para llevarlo a donde quieres estar en el futuro.

Propósito 2020: Si no tienes un plan financiero, elabora uno en el año 2020. Si lo tienes, asegúrate de hacer ajustes a medida que atraviesas cambios en tu vida. Eso podría ser pequeños movimientos como actualizar tu presupuesto a algo más grande como financiar una nueva meta a largo plazo.

Y no pases por alto ciertas tareas que pueden ser necesarias, como actualizar tu seguro. Por ejemplo, una gran renovación de la casa significa que tal vez quieras aumentar tu cobertura de tu vivienda; o si obtuviste un gran aumento, tal vez quieras aumentar tu seguro de vida.

 

  1. DISFRUTA DE TU DINERO

A veces las resoluciones pueden tener una connotación un poco negativa. Es más agradable dormir y comer una hamburguesa que ir al gimnasio y comer una ensalada. Pero ponerte en forma no significa una dieta de nada más que verduras. Lo mismo ocurre con tu dinero: Cuando estás tomando los pasos correctos para alcanzar tus metas financieras, puedes descubrir que tienes más confianza en gastar tu dinero en las cosas que valoras.

Propósito 2020: No dejes que tus finanzas se pongan en forma a expensas de la diversión. La planificación financiera, como tantas otras cosas en la vida, se trata de un equilibrio. Claro, es posible que no puedas salir a cenar todos los días, pero unas cuantas veces al mes no deberían estar fuera de la escena, si es importante para ti. Resuelve encontrar el equilibrio financiero correcto para que puedas alcanzar tus metas financieras futuras y vivir la vida que deseas hoy.

 

Fuente: Northwestern Mutual