Test de metas financieras

Test de metas financieras

Planificación y Presupuesto

Autor: Nicolás Gavilanes

Seguramente tienes muchos planes para este año pero no sabes cómo organizarlos para que no afecten tus finanzas personales. ¡Ánimo con tus metas! Realiza este test que te ayudará a establecer metas reales y específicas cuidando tu salud financiera.

  1. Tus metas son parecidas a:

a. Ahorrar para la entrada de una casa o comprar un auto.

b. Ahorrar para viajar en las vacaciones.

c. Ganar la lotería.

  1. ¿Sabes cuánto dinero necesitas para alcanzar cada meta?

a. Sí, cada centavo.

b. Tengo una idea

c. No quiero hacerme ilusiones.

  1. ¿Realizas un presupuesto de manera periódica?

a. Sí, cada quincena/mes.

b. No tan rigurosamente, pero hago el intento.

c. ¿Para qué? No creo que sea necesario ahora.

  1. ¿Cada mes apartas un porcentaje de tu ingreso para el logro de tus metas?

a. Sí, el 10% de mi ingreso, aproximadamente.

b. Ahorré algo pero me lo gasté antes de llegar a un objetivo.

c. Cuando me acuerdo y me sobra dinero.

  1. ¿Dónde guardas tus ahorros?

a. En un banco o institución financiera autorizada.

b. Debajo del colchón/alcancía.

c. Mis ingresos no me permiten ahorrar.

  1. Si tu objetivo es a largo plazo, por ejemplo, asegurar la educación de tus hijos, la mejor decisión es:

a. Invertir o contratar un seguro.

b. Ahorrar disciplinadamente.

c. Esperar hasta mejores oportunidades.

  1. Una alternativa para cumplir una meta de corto plazo, por ejemplo, comprar una refrigeradora nueva es:

a. Vender algo que ya no uso y ahorrar el resto/ comprarla a meses sin intereses.

b. Adquirirla con tarjeta de crédito y pagar el mínimo cada mes.

c. Empeñar las joyas.

  1. ¿Qué opción, si la usas con responsabilidad, puede ayudarte a cumplir tus metas?:

a. El uso del crédito.

b. El ahorro.

c. Las apuestas.

  1. ¿Qué tienes planeado para tu vejez?

a. Tengo mi ahorro e inversión con esa finalidad.

b. Tendré mi jubilación.

c. Nada, aún falta mucho.

 

  • Verifica tu resultado

Suma todas tus respuestas de acuerdo con los siguientes valores:

a= 3

b=2

c= 1

27-21 puntos: Tus metas son buenas, sabes lo que quieres y conoces cómo lograrlo. No a todos les resulta fácil llegar a este punto pero lo has hecho bien ¡Felicidades! Has logrado dar un rumbo a tu vida fijando tus metas personales y financieras con disciplina e información para actuar de la manera correcta. Tus metas son realistas y a cada una le has dado la importancia que se merece. Tu mejor aliado es el presupuesto, donde registras todos tus ingresos y gastos, procurando siempre una partida para el ahorro.

 

20-14 puntos: Es necesario que aterrices tus ideas y definas mejor qué es lo que quieres lograr en un año o en cinco y más. Es momento de decidirte y dejar de pensar en: “algún día llegará…” es mejor que comiences desde ahora ahorrando para la entrada para tu casa o para tu vehículo, definiendo cuánto dinero necesitas, en cuánto tiempo y cómo lo vas a lograr. Si tus metas son más de largo plazo es necesario invertir pues es la mejor forma de conservar el valor del dinero, contrarrestando los efectos de la inflación.

 

13-9 puntos: Es urgente que realices una planificación y que te fijes metas claras y reales. ¡No te confundas! un plan financiero va más allá de tener una lista de deseos. Se trata de diseñar una estrategia para alcanzar una meta específica. Elaborar un presupuesto implica poner en números tus metas, es decir, determinar en dólares y centavos cuánto te costará alcanzarlas. Es necesario que te comprometas con tu plan para que puedas ver los resultados favorables y también debes hacer cambios en tus hábitos como por ejemplo: salir de gastos innecesarios que no representan mayor importancia porque pueden ser suplidos de una forma diferente.

 

Diez reglas de oro para hacer un presupuesto y cumplirlo

Diez reglas de oro para hacer un presupuesto y cumplirlo

Planificación y Presupuesto

La base de una vida financiera sana es el presupuesto. Te vamos a compartir un  plan para que definas de antemano qué harás con cada uno de los dólares que ganas mensualmente.

Para muchos y muchas solo el escuchar esta palabra “presupuesto” es sinónimo de estrés, de algo muy complicado, aburrido o necesario solo para quienes tienen mucho dinero.

Te decimos que No es verdad. El presupuesto es necesario para todos y puede ser tan fácil o difícil como tú lo quieras; al final, son tus metas las que se van a cumplir.

El presupuesto es el primer paso para alcanzar cualquier objetivo financiero: ahorrar, salir de deudas, irse de viaje, etc., un plan es imprescindible.

 A continuación te presentamos las diez reglas de oro para hacer un presupuesto y cumplirlo:

 

1. Conoce porqué hacer un presupuesto

Ten siempre en mente que tu presupuesto te ayudará a definir planes para alcanzar metas específicas y concretas de corto y largo plazo. Si, por el contrario, tratas de poner tus cuentas en orden porque alguien dijo que era buena idea, no tendrás un incentivo suficientemente fuerte que te mueva a cumplir tu presupuesto.

2. Se realista

No elabores un presupuesto tan rígido que sea imposible de cumplir y que esté demasiado alejado de tu realidad. Se lo más sincero posible contigo mismo y recuerda que establecer objetivos muy ambiciosos y difíciles de cumplir puede causar frustraciones que te llevarán a desistir con facilidad.

3. Ten fuerza de voluntad

Se disciplinado/a pero flexible. Comprométete a cumplir con el nivel de gastos establecido en tu presupuesto, pero si no está funcionando, que no te dé miedo. Las circunstancias pueden cambiar en cualquier momento, así que no se trata de abandonar tus planes sino de hacer los ajustes necesarios y volver a empezar.

4. No sobreestimes tus ingresos

Un presupuesto siempre se debe realizar teniendo en cuenta los ingresos que se reciben con regularidad. Si se registran ingresos que no están seguros si los van a recibir, se podrían generar presiones que irían en contra de tu estabilidad económica.

5. Prioriza tus gastos

Lo importante no es limitarse, sino saber administrar bien tu dinero, comprando lo indispensable y pagando tus cuentas a tiempo para evitar cargos de mora y mal historial crediticio. Prepara una lista para clasificar gastos y así eliminar los superfluos.

6. Planifica eventos inesperados

No caigas en el error de no contar con un fondo de emergencias para afrontar imprevistos y emergencias, como accidentes, pérdida de empleo o una enfermedad. Destina una proporción mensual de tus ingresos, así sea pequeña inicialmente, e inclúyela dentro de tu presupuesto para que estés preparado por si sucede algún evento desafortunado o inesperado.

7. No olvides los gastos ocasionales

Incluye en tu presupuesto los gastos que haces esporádicamente, como el pago de impuestos cada año, la fiesta de cumpleaños de tus hijos o los regalos de navidad. No olvides tampoco contabilizar los gastos asociados a compras que realices, como por ejemplo, los de escrituras, títulos y traspasos cuando adquieres vivienda propia.

8. Anota tus gastos diarios

La mejor manera para conocer tus patrones de consumo y poder mejorarlos, es llevar las cuentas de tus pagos. Saber en qué se te va tu plata todos los días e identificar a conciencia tus “vicios de gasto” (ej. comprar ropa innecesaria) te representará un ahorro hacia adelante o, por lo menos, no te generará un faltante al final del mes.

9. No mezcles tus cuentas

Si eres independiente, no mezcles tus cuentas personales con las de tu propio negocio pues corres el riesgo de confundir fácilmente de dónde viene el dinero y terminar quitándole a uno para ponerle al otro. Recuerda que si las cuentas están claras, podrás saber cuál es la situación real de tu negocio y las posibilidades de que perdure y crezca serán mayores.

10. Habla con los miembros de tu familia

Ten en cuenta los deseos y necesidades de cada uno de los miembros de tu familia, para que ellos se sientan parte del plan. Si todos comprenden cuál es el propósito de tener un presupuesto, posiblemente se esforzarán más por hacer que éste sea exitoso y evitarán gastar de más o cuando no sea necesario.

 

Recuerda que hacer tu presupuesto es muy importante y controlarlo aún más.

 

¿Por qué tu presupuesto no funciona?

¿Por qué tu presupuesto no funciona?

Planificación y Presupuesto

Cuando por fin te convences de elaborar tu presupuesto, te tomas unos días para comenzar a hacerlo, y a la final te terminas desanimando al sentir que no funcionará como te ha pasado en ocasiones anteriores.

 

¿Qué está fallando?

 

Por lo general, no suele haber una sola causa, sino la combinación de varias. La mayoría de éstas se deben a la falta de experiencia presupuestando y de análisis de las finanzas personales que hacen que las personas tiren la toalla a la primera.

 

Algunas  razones que suelen estar detrás de tus frustraciones al presupuestar son:

 

  • Como no conoces tus gastos, los montos presupuestados no son correctos.

Por lo general, cuando se pregunta a las personas sobre cuánto gastan en combustible o en comida, contestan “más o menos $…”. Esto es un claro indicativo que no saben en realidad cuánto están gastando y  por esto, al hacer los primeros ensayos se encontrarán con montos menores o mayores a la realidad.

  •  Se te olvida presupuestar los gastos hormigas

Nos pasa a todos, seguro te acuerdas de todos los gastos grandes (la renta, el pago de las deudas, el colegio de los niños, etc.) pero no de los pequeños, del día a día: el café de la tarde, los almuerzos de cumpleaños en la oficina, la repostería de la tarde, entre otros. Todos estos gastos suelen desestimarse de forma recurrente porque al pensar que no son “tan altos”, se cree que no hacen mucha diferencia. Sin embargo, precisamente la suma de todos ellos puede acabar con tu presupuesto.

  • Llevar un control de gastos implica un hábito

La primera parte es hacer un presupuesto, pero la tarea apenas empieza ahí. También debes llevar un control de tus gastos, para saber si realmente estás gastando según lo planificado. Este proceso es un hábito que no se adquiere de la noche a la mañana y si dejas pasar 2 o 3 días sin anotar cuánto has pagado, te desanimas y no vuelves a ver tu plan. ¡No te des por vencido! No importa si se te han ido un par de días, siempre puedes continuar y hacerlo mejor el siguiente mes.

  •  No tienes un fondo de emergencia

Este ahorro te permite afrontar los momentos inesperados: un despido, la muerte de un familiar, una enfermedad u otra emergencia. Cuando se presenta la situación, recurres a este fondo y así evitas salirte de presupuesto.

¿Qué pasa? Pocas personas van armando este fondito y cuando les llega la emergencia, están obligados a usar el dinero que habían planificado para otro rubro. Es entonces cuando el presupuesto dejó de funcionar.

  •  Crees que vas a hacer grandes cambios desde el día #1

Este es un comportamiento normal en el ser humano. Cuando estás motivado crees que puedes hacer cambios radicales de un día para otro. Cuando haces tu presupuesto, comienzas con una alta motivación, pensando en no volver a tener gastos innecesarios y recortando (en papel, al menos) tus rubros a la mitad. A medida que el mes va pasando, tu fuerza de voluntad va cediendo y tus gastos se comportan muy parecidos a los meses anteriores. Por esto, si realmente quieres hacer cambios significativos en tu vida, hazlo con buena voluntad y un paso a la vez.

Finalmente, recuerda que en general, nadie te ha enseñado a llevar un plan y un control de gastos, aunque es necesario desde los primeros ingresos que has recibidos. Al presupuestar, tú estás tomando control sobre tu dinero, no permitas que el dinero te controle a ti.

 

¿Te animas a tomar control de tu dinero?

 

Proyecta el manejo de tus finanzas para el año que viene

Proyecta el manejo de tus finanzas para el año que viene

General Planificación y Presupuesto

Autor: Nicolás Gavilanes

Es muy frecuente que a pocos días de terminar el año, nos ponemos a pensar en lo que esperamos del año que viene. Mientras que el conteo regresivo se va haciendo más corto, al mismo tiempo se van acercando nuevos retos y oportunidades relacionadas con las finanzas personales. Para tener una proyección del manejo de tus finanzas el próximo año, debes considerar los siguientes aspectos:

proyecta

Revisa Tus Ingresos

Al echar un vistazo a tus ingresos procura sumar los ingresos de todas las personas que se encuentran económicamente activas en tu casa, de esta forma podrás contar con un mejor panorama de inicio para proyectar tus finanzas en el año.

Revisa Tus Gastos

No olvides incluir en esta lista los gastos eventuales o que periódicamente realizas como suscripciones, membrecías y pagos programados de otros servicios. Además es importante que registres también una cantidad razonable para gastos imprevistos, para tener un colchón por si suceden eventos que no planificaste.

Controla Tus Deudas

Es recomendable que inicies el año sin deudas pero, es común que inicies el año con deudas del periodo de Navidad y fin de año o puede ser también que tengas deudas que aún no has liquidado. Es importante que destines un porcentaje de los ingresos para el pago de las deudas, para esto realiza un registro de tus deudas vigentes de tarjetas de crédito,  créditos comerciales, créditos hipotecarios, crédito automotriz y préstamos con amigos o familiares, de esta forma puedes formular un plan para bajar el nivel de deudas y tener una idea de tu capacidad de endeudamiento para eventos futuros.

Establece Metas Financieras

Para establecer tus metas financieras es necesario realizar una diferenciación entre necesidades y deseo. El proceso de fijar metas incluye transformar tus necesidades en metas, de esta forma tendrás un punto de guía para comenzar con expectativas el nuevo año. Utiliza la técnica SMART para plantear tus metas financieras del próximo año, mira cómo en el siguiente video: https://www.youtube.com/watch?v=bRol7QW_dX0

Planifica Tu Inversión

Finalmente es importante tomar en cuenta que en el mercado existen diferentes productos de ahorro que pueden mejorar la rentabilidad de tu dinero ahorrado. Ten en cuenta que al inicio de un nuevo año las empresas y entidades financieras suelen lanzar al mercado nuevos productos para incentivar la inversión y puedes elegir  el que más te sea conveniente.

Considera cada uno de estos puntos, y comienza a proyectar cómo manejarás tu dinero el año que viene. Mientras más pronto empieces, será más fácil alcanzar tus metas en el año.

 

Ideas creativas para minimizar los gastos de fiestas de fin de año

Ideas creativas para minimizar los gastos de fiestas de fin de año

Ahorro General

Autor: Nicolás Gavilanes

Al llegar las fiestas de fin de año es posible que te sientas estresado por las compras y los regalos que quieres dar, y a esto se suma el análisis que debes hacer a tus finanzas para ver cuánto dinero tienes para gastar. Como hay varios gastos durante las fiestas, muchas veces están fuera de tu presupuesto! Sin embargo, no siempre se necesita gastar excesivas cantidades de dinero para tener unas bonitas fiestas de fin de año, lo único que necesitas es analizar bien tu situación y ser creativo para minimizar los gastos.

A continuación te damos varios consejos para reducir tus gastos y ser creativo en estas fiestas:

  • Crea un Micro Presupuesto: Es importante que puedas definir un presupuesto para este tiempo de festividades. Puedes incluir la compra de reglaos a tus familiares o personas cercanas que tu consideres y destinar una cantidad máxima de dinero para sus regalos. Se recomienda no gastar más del 1.5% de los ingresos familiares del año en las épocas de fiestas.
  • Compra Antes: No es bueno esperar hasta el último minuto para realizar tus compras porque podrías terminar comprando a un precio mayor  o comprando cosas que no habías planeado. Realizar las compras antes de lo programado resulta mejor porque puedes comparar precios con más calma, de esta forma puedas elegir lo mejor, especialmente cuando estás pensando en comprar cosas grandes como electrodomésticos o aparatos electrónicos.
  • Sé Creativo: Un regalo hecho por ti puede ser algo mucho más valioso que el producto más caro que existe en el mercado. Piensa en lo que esa persona desea o necesita y sorpréndela con una manualidad explotando todos tus talentos. Por ejemplo: Hornea un pastel con bonitos diseños hechos a mano, una bonita tarjeta con fotos del recuerdo o su postre favorito, la lista puede ser interminable y no representará un gran gasto.
  • Compra en Línea: Las compras en internet son muy frecuentes en esta época del año y muy utilizadas por la facilidad de compra que tienen. Cuando compres en línea tienes la ventaja de hacer comparaciones en productos de toda variedad y escoger el mejor sin necesidad de salir de la comodidad de tu hogar porque pueden llevártelo hasta la puerta de tu domicilio. Además en esta época del año las compras por internet suelen tener ofertas como envíos gratuitos o descuentos en mercadería.
  • Paga con Tarjeta de Crédito: Al pagar con tarjeta de crédito siempre asegúrate de contar con los fondos suficientes para que puedas pagar cuando te llegue el estado de cuenta. Es recomendable que puedas diferir tus consumos de manera que puedas pagarlos máximo en 3 meses. Recuerda que después tendrás otros gastos y debes estar preparado. También recuerda usar las tarjetas que en las que puedes acumular beneficios como la millas aéreas.
  • Realiza Actividades sin Costo: Puedes realizar actividades que no impliquen poner en riesgo tu presupuesto para este tiempo de fiestas. Anualmente en la ciudad se llevan a cabo actividades comunitarias como ferias o eventos gratuitos a los que podrías asistir y disfrutar de un bonito tiempo con tu familia o amigos. Otras de las actividades más frecuentes y que no representan un gasto fuerte son las cenas o almuerzos familiares donde puedes disfrutar de una deliciosa comida hecha en casa acompañada de algunos juegos que acompañen la noche.

Es importante que puedas estar bien preparado para las fiestas y que no pongas en riesgo tus finanzas. Ten control de tus gastos y sé creativo para minimizar el impacto en tu bolsillo.

¡No improvises tus finanzas en Diciembre!

¡No improvises tus finanzas en Diciembre!

Ahorro Planificación y Presupuesto

Diciembre es el mes más esperado por todos, desde los niños hasta los adultos mayores. Estas son épocas que simbolizan paz, unión familiar, oportunidades para compartir tiempo y recursos. Sin embargo, ten cuidado que estas fiestas traigan sorpresas en tus finanzas y después del gusto venga el susto.

A continuación te damos algunos tres consejos prácticos para prepararnos de buena forma para Diciembre.

1. Planifica: ¡la planificación evita la improvisación! Mientras más pronto tomes control del dinero, mejores decisiones puedes tomar y disfrutar de la libertad financiera.

  • Toma en cuenta tus ingresos: recuerdan que en este mes a parte de tu sueldo mensual, muchos reciben el décimo tercer sueldo, el cual está compuesto por tu remuneración básica + horas extras + comisiones + otros ingresos permanentes comprendidos entre el 1 de diciembre del año anterior al 30 de noviembre de este año.

Si no trabajaste todo este periodo completo, recibirás el proporcional.

No se realiza ninguna deducción por concepto de IESS, ni Impuesto a la Renta y es pagadero hasta el 24 de diciembre.

  • Toma en cuenta tus gastos: por un lado tienes tus gastos del presupuesto mensual y por otro debes hacer un presupuesto que incluya todos los compromisos y regalos en los que vas a gastar dinero extra en diciembre. Por ejemplo: fiestas de Quito, la cena navideña, el amigo secreto, regalos para la familia, amigos, etc.

Recuerda que son varias festividades en el mes de diciembre, así que debes hacer un presupuesto para cada celebración.

2. Divide: el ingreso extra debe ser usado de forma inteligente, a continuación te sugerimos las siguientes opciones:

  • Una parte para consumo: todos los gastos de tu lista que elaboraste en el punto anterior va a ser cubierta en esta categoría.
  • Reducir o eliminar deudas: es importante decidir cuáles deudas vas a reducir o eliminar para que no sigan afectando a tu presupuesto mensual.
  • Ahorro: en esta categoría te sugerimos ahorrar mínimo el 10% de tus ingresos extras, si decides incrementar el porcentaje, puedes hacerlo pero con una meta en mente.  Por ejemplo futuras vacaciones, entradas a clases, pago del predio urbano, inicial del fondo de ahorro para emergencias, etc.

3. Disfruta: si haces bien la tarea de los puntos 1 y 2, entonces llegará el mes de enero y junto con él no existirá el famoso Chuchaqui Financiero, más bien la sensación de empezar un nuevo año lleno de metas y oportunidades para avanzar a paso firme en tus  finanzas personales.

Pon en práctica estos consejos útiles en tus finanzas personales y cierra el año de la mejor forma.

Test: ¿Diciembre fin de año o el fin de tus finanzas?

Test: ¿Diciembre fin de año o el fin de tus finanzas?

General

Llena el siguiente test y asegúrate que Diciembre sea un mes de paz y no el fin de tus finanzas.

1. Te invitan a un intercambio

a) No participo en todos a los que me invitan y menos en aquellos donde exigen regalos costosos

b) Procuro participar en la mayoría, con el décimo tercero no hay pretexto para no hacerlo.

c) De inmediato acepto, no me gusta que piensen que soy un grinch.

 

2. Los regalos de esta Navidad, pienso comprarlos:

a) La mayoría los compré durante al año, no pienso hacer compras de último momento.

b) Con mi décimo tercero.

c) Con mi tarjeta de crédito a varios meses sin intereses.

 

3. El fin de año pasado:

a) Compré en descuento lo que necesitaba.

b) Adquirí un par de productos en oferta aunque no los necesitaba en ese momento.

c) Aproveché todas las promociones posibles, aunque comprometí mi décimo e ingresos futuros.

 

4. ¿Tienes el hábito de hacer un presupuesto mensual?

a) Si, llevo un registro escrito de mis ingresos y gastos.

b) Si, llevo un registro mental de mis ingresos y gastos.

c) No, pienso que es perder el tiempo.

 

5. En enero hay pagos importantes que hacer: el impuesto predial y otras obligaciones… ¿Cómo piensas cubrirlos?

a) Una parte del décimo tercero lo apartaré para estos gastos.

b) Probablemente tendré que pedir prestado.

c) Para qué pensar en eso, si todavía no llega ese día.

 

6. ¿Qué harías con tu décimo tercero?

a) Liquidar deudas y comenzar un plan de ahorro e inversión.

b) Cumplir algunos deseos y pagar parte de mis deudas.

c) Gastarlo en ropa, tecnología y otros “lujos” que me merezco.

 

7. Tienes un fondo de ahorro para emergencias:

a) Sí, al menos tengo ahorrado tres meses de mis gastos mensuales.

b) Lo he intentado en el pasado, pero termino siempre usándolo como mi “caja chica”

c) No, para eso está la tarjeta de crédito.

 

8. Entre tus propósitos de año nuevo ¿está iniciar un plan de ahorro o inversión?

a) Sí, para alcanzar mis metas financieras.

b) No, primero quiero liquidar mis deudas.

c) No, no me alcanza mis ingresos para ahorrar, mucho menos para invertir.

 

9. La cuesta de enero es:

a) Un mito, enero será un mes como cualquier otro, si hoy administro mi décimo.

b) Una realidad: hay que apretarse el cinturón en esos días.

c) Una ley, cada año tengo que empeñar algo para ajustar mi mes.

 

10. ¿Tienes contratados seguros que respalden tu patrimonio?

a) Sí, tengo contratados los seguros que necesito.

b) No, aunque quisiera no me alcanza mi sueldo.

c) No, porque los seguros atraen malas energías

 

Resultados:

Suma todas tus respuestas a=1,  b=2 y c=3

 

10 – 16 puntos

Tendrás un próspero año 2016 debido a que eres preventivo, practicas el consumo inteligente y usas el crédito a tu favor.

 

17 – 23 puntos

Es incierto tu futuro financiero. No se puede decir cuál es tu futuro balance de este 2015, pero estás a tiempo de cambiar ese resultado. Te recomendamos ser más cauteloso en tus decisiones, no malgastar tu décimo tercero, guardar una parte de éste para los gastos de enero y otra parte para iniciar tu plan de ahorro e inversión que te permita realizar cambios significativos en tu vida financiera. Si usas el crédito, analiza primero tu capacidad de pago.

 

24 – 30 puntos

Estás en aprieto con tus finanzas. No te preocupa el futuro, sin embargo comprometes el presente. Cambia de rumbo y aprovecha tus ingresos extras en diciembre para ordenar tus finanzas e iniciar el nuevo año con pie derecho. No cometas los mismos errores del pasado.

 

 

¿Cómo dar un mejor manejo a tus finanzas personales durante la jubilación?

¿Cómo dar un mejor manejo a tus finanzas personales durante la jubilación?

Ahorro Planificación y Presupuesto

Las finanzas personales y su planificación no terminan cuando llegas a la jubilación, más bien durante esta etapa cosechas gran parte de tus buenas o malas decisiones del pasado.

Existen antecedentes importantes en el manejo de las finanzas personales en preparación para esta etapa de vida. Hagamos rápidamente un recuento de la preparación:

  • Planifica la meta financiera: determina cómo te gustaría vivir durante esta etapa de vida. Piensa en qué tipo de calidad de vida piensas tener e identifica las actividades y presupuesto que necesitarás.
  • Calcula lo que necesitarás a futuro: cuánto dinero necesitarás para vivir sin tener la misma cantidad de ingresos formales que recibías mientras trabajabas. Toma en cuenta la edad promedio, según el INEC (Instituto nacional de estadísticas y censos) en el año 2010 la esperanza de vida de los hombres era de 75 años, para el año 2050 sería de 80,5 para hombres y 83,5 mujeres; sin embargo toma en cuenta el antecedente familiar como una opción importante.
  • Invierte tus ahorros: invierte tu dinero para la jubilación a una buena tasa de rendimiento y sobre todo considera siempre diversificar para obtener excelentes resultados a largo plazo.

Los pasos previos a la jubilación están atados a la recomendación más importante, ¡EMPEZAR TEMPRANO!

Ahora, concentrémonos en el momento en que la jubilación ha llegado, a continuación te damos algunas recomendaciones para esta etapa:

  1. Revisa tu presupuesto: una cosa es planificar a futuro y otra es hacerlo con la realidad en el presente. La meta inicial sobre la cantidad de dinero debe ser revisada para a ver si corresponde a lo que realmente necesitas actualmente. Para empezar, lleva un registro de gastos por un mes para ver cuáles son tus gastos variables y fijos, de esa forma podrás elaborar un presupuestos real. Una vez que tengas la información del registro de gastos del mes, toma en cuenta tus gastos eventuales, imprevistos y de emergencia, elabora tu presupuesto incluyendo metas de ahorro para cumplir aspiraciones que no pudiste hacerlo durante tu vida laboral.
  2. Ajusta tu presupuesto: utiliza la técnica PERC para analizar qué gastos puedes:
    • Postergar
    • Eliminar
    • Reducir
    • Conservar
  3. Revisa tu fuente de ingresos: existe la posibilidad de que tu pensión de la seguridad social y tus inversiones sean insuficientes para cubrir tus necesidades. Entonces, es hora d revisar tus activos, en caso de tenerlos, por ejemplo una casa, terreno o vehículo, podrías tomar la decisión de venderlos con la finalidad de adquirir uno más pequeño y que se ajuste a tus necesidades actuales. Después de todo mientras más grande el activo, más demanda de recursos y tiempo para su mantenimiento.
  4. Conoce tus opciones: recuerda que los jubilados tienen muchos beneficios, te contamos algunos:
    • Servicios de transporte: el transporte urbano, interprovincial, por tren o avión, ofrecen descuentos en el costo del pasaje, dependiendo del medio de transporte puede llegar hasta el 50%.
    • Servicios básicos: las planillas de energía eléctrica que consumen hasta 120 kilovatios, reciben descuento del 50%, consumos de agua y teléfono también gozan del beneficio.
    • Predio urbano: el primer paso para acceder a este beneficio es el de acercarse con tu copia de cédula para ser registrado como dueño del predio y recibir el porcentaje de descuento.
    • Eventos públicos: reciben 50% de descuento en el valor del espectáculo público, adicionalmente una fila especial donde puede acceder con mayor rapidez.
    • Beneficio tributario: pueden recibir la devolución de una parte del IVA, hasta el 12% de cinco salarios básicos unificados, es decir $212,4 al mes en rubros de gastos de vivienda, alimentación, salud, educación y vestimenta.

Sigue estos consejos para aprovechar de mejor forma tus recursos durante esta etapa de tu vida.

 

Los Costos de la Educación Superior en Ecuador

Los Costos de la Educación Superior en Ecuador

Planificación y Presupuesto

Autor: Nicolás Gavilanes

La educación superior en el Ecuador ha sido un tema muy anunciado en diversos medios de comunicación durante el segundo semestre de 2015, debido a que sus altos precios han generado descontento en la población.

Uno de los aspectos que inquietan en la actualidad son los costos de las matrículas y las pensiones de las instituciones que han subido cada año y en algunos casos han registrado incrementos significativos que han imposibilitado a muchos cumplir sus metas educativas por falta de recursos económicos. El costo promedio de una carrera profesional en una institución privada es de USD 5.425 anual. En una institución pública el Estado cubre los costos educativos y los estudiantes pagan una cantidad mínima por su educación.

Con estos precios e incrementos en la educación superior, las familias ecuatorianas enfrentan un reto bastante grande en su economía ya que la mayoría no cuenta con el financiamiento necesario para cubrir la inversión que la educación superior representa.

El Estado Ecuatoriano ha tomado medidas debido a los últimos incidentes en las instituciones por el alza de precios en las matrículas. El Consejo de Educación Superior (CES) aprobó este 27 de agosto del 2015 el reglamento para la regulación de aranceles, matrículas y derechos en las instituciones de educación superior particulares, donde se regulariza el incremento de costos en las diferentes carreras. Por otro lado, la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación, SENECYT, es la única entidad pública que ofrece becas de financiamiento para los ecuatorianos, sin embargo estas becas son limitadas y existe una demanda muy alta de las mismas.

Instituciones educativas privadas, también ofrecen opciones de becas y de financiamiento para los estudiantes, sin embargo, también son limitadas y se ofrecen por méritos académicos, deportivos y situación económica de la persona.

En la actualidad las entidades financieras privadas ofrecen programas de financiamiento o préstamos para personas que deseen realizar estudios de tercer nivel, cuarto nivel, capacitación, perfeccionamiento, entrenamiento profesional e investigación en el país o en el exterior.

Es importante planificar de acuerdo a la situación financiera de cada persona para poder alcanzar las metas relacionadas con el desarrollo profesional. Sin una planificación adecuada y anticipada, es posible que no se puedan cumplir las metas y queden las carreras sin terminar. Es muy importante evaluar todas las alternativas con las que existen en el sistema educativo del país y planificar para cumplir este objetivo, ya sea por medio del financiamiento del Estado, privado o propio en el mejor de los casos.

En épocas de vacas flacas, ¡aprovecha al máximo cada dólar!

En épocas de vacas flacas, ¡aprovecha al máximo cada dólar!

Ahorro Planificación y Presupuesto

La confluencia de la caída del precio de petróleo, un dólar fuerte y desastres naturales (erupciones, el fenómeno del niño) generan problemas graves para la economía ecuatoriana, ¿pero será que estos mismos problemas pueden afectar el bolsillo del hogar? Independientemente de cuándo empezó la “época de vacas flacas,” en momentos de crisis siempre es aconsejable tomar medidas de forma proactiva, o ANTES de sufrir alguna consecuencia de los problemas de la economía nacional. Así, podrás minimizar el impacto en tu bolsillo y tener más control sobre los ajustes que tendrás que realizar en tu estilo de vida.

Sigue los cuatro pasos a continuación para estar preparado/a.

1. Analiza tus gastos
En épocas de vacas flacas es imprescindible tener los gastos del hogar bajo control. Para tenerlos bajo control, primero tienes que entender en qué estás gastando el dinero. Puede parecer sencillo hacer una lista de tus gastos, pero en realidad no lo es. De forma consciente o no, gastas el dinero en cosas que pasas por alto y que no tienes registrado. Durante mínimo una semana, lleva un registro de CADA CENTAVO que se gasta en tu hogar. (Aprende como aquí: https://www.youtube.com/watch?v=jVjuZPv99ew ). El registro de gastos es una foto de tus finanzas y te ayudará a formar un plan para realizar ajustes.

2. Realiza ajustes
Con el registro de gastos en mano, aplica la técnica PERC. Revisa cada uno de tus gastos y divídelos en las siguientes categorías:

• Gastos que puedes POSPONER. ¿Necesitas cambiar de muebles ahora? ¿Puedes viajar fuera del país otro año? ¿Es necesario comprarte otro vestido, o puedes re-utilizar uno que ya está en tu closet?

• Gastos que puedes ELIMINAR. El registro de gastos seguramente te hizo caer en cuenta que estás gastando en “cositas” que no son estrictamente necesarias. Desarrolla algunas estrategias para no gastar por impulso y así podrás eliminar estos gastos fácilmente.

• Gastos que puedes REDUCIR. ¿Gastas mucho en taxis? ¿En almuerzos? ¿En salidas con amigos? Identifica cómo y cuánto puedes reducir tus gastos y procura ser realista. Si te acostumbras a salir cuatro veces por mes con amigos, reduce las salidas a dos. No es aconsejable ni realista cambiar todos tus hábitos de gasto de una.

• Gastos que puedes CONSERVAR. Dentro del listado de tus gastos habrán algunos que no puedes ajustar. Suma estos gastos y compara el total con tu ingreso neto del hogar. Si estás gastando todo lo que ganas en tus gastos estrictamente necesarios, es hora de realizar ajustes en tu estilo de vida. Tienes que dejar un margen para gastos no planificados y como prioridad, el ahorro.

3. Toma la decisión de ahorrar
Aunque el ahorro es un componente vital para la salud financiera y seguramente sabes que lo es, a lo mejor no ahorras de forma regular. ¿Por qué? Por una sencilla razón: no has tomado la decisión de ahorrar. El ahorro es una decisión. No es el resultado de tus circunstancias. Es una decisión de apartar parte de tu ingreso hoy para tu bienestar mañana. En épocas de vacas flacas el ahorro se vuelve más importante que nunca.

Si no tienes ahorros, toma la decisión de ahorrar desde ya y crea un fondo para emergencias. Tarde o temprano – una enfermedad, un robo, un accidente, la pérdida del trabajo o incluso un desastre natural – llegará.

En épocas de vacas flacas, el acceso a crédito se reduce y los potenciales riesgos suben. Protégete ante lo que puede venir ahorrando mínimo un 10% de lo que ganas cada mes. La decisión de ahorrar depende de ti, y de nadie más.

4. Acostúmbrate a vivir con menos
En los últimos años, Ecuador ha vivido un “boom” del consumismo. La situación económica que vive el país necesariamente traerá consigo procesos de reajuste. No esperes hasta que las autoridades realicen cambios a nivel macro para efectuar ajustes en tu estilo de vida. Analiza cuáles son tus necesidades y prioridades como familia y asegura que las tengas cubiertas. Para lo demás, prioriza en qué gastas el dinero. Es el momento de ser conservador y ahorrar. Recuerda que vivir con menos, no significa vivir menos. Significa administrar de mejor forma lo que tienes.