Cómo manejar una deuda durante el retiro

Cómo manejar una deuda durante el retiro

Es posible que no puedas jubilarte completamente libre de deudas, pero tener un plan para manejar mejor tus deudas durante la jubilación te permite tener un mejor control de tu vida financiera.

A continuación, te ofrecemos algunos consejos para ayudarte a organizarte.

  1. CONOCE LO QUE DEBES

El primer paso para manejar la deuda es saber exactamente lo que debes, a quién debes y lo que te cuesta en tasas de interés, cargos financieros o cuotas. Crea una lista de cinco columnas para contar todas tus deudas, incluyendo los saldos de las tarjetas de crédito, las cuentas médicas, los préstamos personales, de auto o de vivienda y las hipotecas.

Columna uno: Nombre del acreedor y detalles de contacto

Columna dos: Tipo de deuda (como tarjeta de crédito, préstamo de auto, etc.).

Columna tres: Monto del pago mensual

Columna cuatro: Saldo total adeudado

Columna cinco: Tasa de interés

 

  1. PRIORIZA QUÉ DEUDAS PAGAR RÁPIDAMENTE

Siempre debes hacer todos los pagos mínimos mensuales de tus deudas. Pero, si puedes, debes pagar algunas deudas de manera más agresiva.

Empieza con deudas de alto interés como las tarjetas de crédito. Cuanto más alta sea la tasa de interés, más dinero estarás destinando a los intereses cada mes. Si tienes una deuda con una tasa particularmente alta, tal vez quieras tratar de refinanciarla. Por ejemplo, puedes pagar tu deuda de tarjeta de crédito de alto interés refinanciándola con un préstamo personal de menor interés.

A medida que pagues una deuda de alto interés, pasa a la siguiente más alta de la lista.

 

  1. AVERIGUA QUÉ DEUDAS DEBES MANTENER

Es posible que sientas orgullo e independencia financiera cuando estés completamente libre de deudas, pero hay algunos casos en los que, aunque pudieras pagar toda la deuda hoy, no deberías hacerlo. Los siguientes son ejemplos de cuando mantener la deuda y hacer los pagos solo de las cuotas mensuales tiene sentido.

Puedes ganar más que el interés que estás pagando. Si tienes una tasa de interés del 4% por ciento en un préstamo pero podrías obtener un rendimiento del 6% de tu dinero en una inversión de bajo riesgo, saldrías ganando invirtiendo el dinero que de otra manera usarías para pagar toda la deuda ahora.

Deuda que reduce tu riesgo. Si pagas toda tu deuda, pero luego tienes muy poco dinero en el banco, puedes ponerte en riesgo si alguna vez necesitas el dinero. Digamos que gastas $50,000 para pagar un préstamo hipotecario de bajo interés, pero te quedas con muy poco efectivo accesible. Si hay una emergencia, puedes verte obligado a tomar un préstamo de alto interés. En este caso, habría tenido más sentido mantener tu dinero a la mano mientras sigues pagando tu préstamo con bajo interés.

 

Fuente: Northwestern Mutual

Crédito General

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam