Términos importantes que debes conocer si tienes una tarjeta de crédito

Términos importantes que debes conocer si tienes una tarjeta de crédito

Crédito General

A continuación, se presentan los términos más importantes de una tarjeta de crédito, que te ayudarán a usarla mejor:

  1. Cupo: Es el monto de crédito asignado que se puede gastar en la tarjeta de crédito. Hay cuatro tipos de cupo detallados en el estado de cuenta:
  • Cupo aprobado – Es el monto total de crédito asignado.
  • Cupo utilizado – El monto de dinero utilizado hasta la fecha.
  • Cupo disponible – La diferencia entre cupo total y utilizado.
  • Cupo de avances – Una parte del cupo total que se puede destinar a un avance.
  1. Avance de efectivo: Un crédito que se puede sacar en efectivo en una agencia del banco que emitió la tarjeta o por cajero automático. El avance en efectivo es cargado a la tarjeta de crédito y tiene un costo por el uso de este servicio.
  1. Fecha de corte: Es el día en que se genera el estado de cuenta.
  1. Fecha de pago: Es la fecha máxima de pago antes de caer en mora, usualmente es 15 días posterior a la fecha de corte.
  1. Saldo total a pagar: Corresponde a todos los gastos realizados con la tarjeta hasta la fecha de corte. Este monto es el que se recomienda pagar cada mes.
  1. Tasa de interés Es la tarifa que cobran las instituciones financieras por prestar dinero. La tasa máxima que se puede cobrar en créditos con tarjeta de crédito en Ecuador es de 17,3%.
  1. Pago diferido: El pago diferido se decide en el momento de la compra, cuánto puedes o quieres pagar cada mes y por cuántos meses. Vas a realizar ese mismo pago de forma mensual hasta cancelar el valor total de la compra.
  1. Pago mínimo: El pago mínimo es la cantidad más pequeña requerida por la institución financiera o emisor de tu tarjeta, para mantener tu crédito vigente y no reportarte en mora.
  1. Tasa de interés por mora: Es una tasa de interés adicional, autorizada y regulada por la Superintendencia de Bancos, que se cobra por pagos atrasados.
  1. Gastos de cobranza: Son un gasto asociado con la recuperación de los pagos atrasados.
  1. Detalle de transacciones: Cada mes sugerimos revisar esto en detalle y guardar todos los recibos de los consumos hechos con la tarjeta. Así, cuando llegue el estado de cuenta, puedas comparar los recibos con la información de esta sección.
Conoce sobre el pago mínimo de tu tarjeta de crédito

Conoce sobre el pago mínimo de tu tarjeta de crédito

Crédito General

Pagar el saldo mínimo de tu tarjeta de crédito suele sonar tentador, ya que son pagos pequeños fáciles de cubrir, y te hacen sentir como si tuvieras tus finanzas bajo control. Incluso podrías llegar a pensar cómo alguien pagaría más del mínimo requerido, si el banco sólo exige una pequeña cantidad para estar al día.

Conoce más sobre el pago mínimo y evita caer en situaciones indeseables para tus finanzas.

¿Qué es el pago mínimo?

El pago mínimo es la cantidad más pequeña requerida por la institución financiera o emisor de tu tarjeta, para mantener tu crédito vigente y no reportarte en mora. Este monto lo puedes encontrar en tu estado de cuenta mensual.

 

¿Qué pasa si solo pagas el pago mínimo?

Si decides sólo pagar el mínimo en tu tarjeta puedes demorarte varios años en liquidar tu deuda. Se recomienda utilizarlo en ciertas ocasiones. Hay momentos en los que la situación financiera del hogar es complicada y no se llega a pagar el saldo total, en este caso se puede pagar el mínimo, pero debe ser temporal, no hacer una costumbre.

Si tus deudas son demasiado altas que ya no te queda otra opción más que pagar los mínimos te recomendamos refinanciar tu deuda y dialogar con tu institución financiera sobre tu situación. Si decides obtener un nuevo crédito para pagar esa deuda, debe permitirte pagar en menos tiempo, y con pagos mensuales iguales o menores a los que realizas actualmente pagando solo el mínimo.

 

Puntos importantes si utilizas el pago mínimo:

  1. Utiliza sólo en casos de emergencia: Paga el mínimo para no afectar tu historial y evitar los intereses de mora. Úsalo únicamente si tienes algún imprevisto que te impida cubrir el pago completo de tus consumos en tu tarjeta de crédito.
  2. Conoce cómo se calcula el porcentaje de tu pago mínimo: Averigua con tu banco qué porcentaje de tu pago mínimo será para el pago de capital. Te permitirá tener un mejor panorama sobre tus deudas.
  3. Paga más del pago mínimo: Realiza tus pagos completos cada mes, incluso el total de tu deuda. Esto evitará los altos intereses, comisiones y recargos.

 

Razones para evitar pagar el mínimo:

  1. Pagarás más intereses: Tendrás que pagar mucho interés por la deuda de tus tarjetas de crédito. Si sólo realizas el pago mínimo cada mes, la mayor parte de tu dinero se irá a pagar los costos de interés, y sólo se va a reducir el capital en una pequeña cantidad.
  2. Te demorarás demasiado tiempo en pagar: Pagando sólo los mínimos de las tarjetas vas a sentir como si las estuvieras pagando por el resto de tu vida. Te tomará años pagar la deuda y pagarás un monto que puede llegar a ser varias veces mayor a la deuda original.
  3. Será más difícil obtener nuevos préstamos: Si deseas obtener otro préstamo, es muy difícil que lo consigas con este comportamiento de pago de tu crédito actual. Si pides un préstamo, la institución financiera va a evaluar tu capacidad de pago y será difícil calificar como candidato debido a tu historial.

 

Recomendaciones para evitar pagar el pago mínimo:

  1. Gasta menos, encuentra espacios para postergar, reducir o eliminar gastos mensuales. Usa este dinero para pagar tu deuda con tu tarjeta de crédito.
  2. Paga siempre más del mínimo. Incluso pequeñas cantidades hacen la diferencia.
  3. Evita la tentación de endeudarte de nuevo después de haber pagado tus deudas, y evita seguir acumulando deudas mientras te encuentra en el proceso de pago.

 

El pago mínimo es un recurso para casos de emergencia que te permite mantener vigente tu crédito. Si recurres a este instrumento debe ser porque no puedes pagar el saldo total, esta debe ser la excepción más no la regla. Toma control de tus deudas y cuida tu situación financiera.

Deja de hacer estas cosas si estás intentando pagar la deuda de tu tarjeta de crédito

Deja de hacer estas cosas si estás intentando pagar la deuda de tu tarjeta de crédito

Crédito General Uncategorized

Si finalmente has decidido tomar en serio tu deuda con tu tarjeta de crédito, entonces debes estar pagando más de mínimo cada mes con el objetivo de que la deuda llegue a cero lo más pronto posible. Si esta es tu situación, felicitaciones, has tomado el camino correcto.

Sin embargo, un correcto plan de pagos incluye conocer aquellos errores que debes evitar para no reducir o revertir el progreso que has hecho.

A continuación, te indicamos los errores que las personas cometen mientras tratan de pagar sus deudas con tarjetas de crédito:

  1. Usar las tarjetas de crédito para pagar todo

Este es un gran error, porque resulta muy fácil acceder a la tarjeta para pagar cosas como una visita al supermercado o el pan en la panadería. Es mucho más difícil pagar tus deudas si sigues aumentando tu saldo cada mes.

El principal problema es que cuando pagas tus compras con una tarjeta, se vuelve más difícil rastrear todos tus gastos. Te encontrarás con un saldo a final de mes que no podrás pagarlo en su totalidad.

La mejor forma de prevenir este error- Haz un presupuesto que incluya tus gastos fijos y variables, tu ahorro y tus pagos de deudas, de esta forma no gastarás más de lo que puedes cada mes.

Si quieres ser un poco más estricto, desvincula a tus tarjetas de cuentas en aplicaciones, páginas web, etc., evita ir a lugares donde usas la tarjeta; y si esto no funciona, puedes literalmente congelar tus tarjetas en el congelador.

  1. Usar las tarjetas como un fondo de emergencias

Una de las consecuencias de no contar con un fondo de ahorro para emergencias, es que cuando un imprevisto ocurre, tienes que usar la tarjeta para poder cubrirlo.

Es por esto por lo que es sumamente importante construir un fondo de al menos un mes de tu sueldo antes de comenzar a querer deshacerte de tus deudas con la tarjeta. Una vez que estés progresando en pagar tu deuda, debes continuar en la construcción del fondo hasta llegar al menos a tener seis meses de tu sueldo. De esta forma, la próxima vez que tengas que hacer un gasto de sorpresa o estés en una situación apretada con tus finanzas, puedas utilizar tu fondo en lugar de usar la tarjeta.

  1. Pagar demasiado rápido la deuda

A pesar de que suene contraintuitivo, puedes terminar perjudicándote y afectando tus finanzas si comienzas a destinar todo a tu deuda, y no dejas el dinero suficiente para cubrir gastos necesarios como alimentación o arriendo.

Tener que usar nuevamente tu tarjeta de crédito después de haber pagado la deuda, pero con tus finanzas en aprietos, te llevará a un ciclo de pagar-gastar-pagar. Para evitar esto, debes asegurarte de que tus pagos de la deuda estén en niveles que puedes administrar y que te dejen con el espacio suficiente para cubrir otros gastos y ahorrar.

  1. Pagar tu deuda con otra deuda

Cuando tienes varias deudas en tus múltiples tarjetas de crédito, sacar otro crédito para pagarlas, para que de esta forma tengas que hacer solo un pago mensual puede ser una práctica simple y eficiente. Sin embargo, el problema está en que, si no pones en orden tus hábitos de gastos, ver un balance de cero en tus tarjetas puede hacer que regreses a utilizarlas.

Otro punto para considerar es que, aunque tengas un crédito con buenas condiciones, tu cuota mensual puede ser más alta de lo que puedes cubrir, llevándote nuevamente al ciclo de pagar-gastar-pagar. Si decides ir por este camino, analiza bien la situación financiera a la que te enfrentarás para ver si te conviene o no.

 

Fuente: Learnvest

Buenos hábitos en el uso de la tarjeta de crédito

Buenos hábitos en el uso de la tarjeta de crédito

Crédito General

Autora: Michelle Guerrero

Las tarjetas de crédito pueden ayudarte con tus gastos y a construir tu historial de crédito. Sin embargo, si no sabes darles un uso adecuado, al final del mes puedes tener un saldo que no vas a poder pagar. Si los estados de cuenta de tu tarjeta de crédito te están empezando a hacer sudar, aquí hay algunos consejos que te ayudarán a usar tus tarjetas de manera más responsable.

  1. Profundiza en tus hábitos de consumo

En primer lugar, debes pensar cuáles son las causas de los gastos de tu tarjeta de crédito que sientes que no puedes controlar. ¿Realizaste una compra por impulso? ¿Había descuentos que no podías dejar pasar? Para que no te vuelva a pasar esto, debes analizar tu presupuesto e identificar los gastos que puedes pagar sin entrar en una zona de peligro.

  1. Ten una sola tarjeta de crédito

Al tener varias tarjetas de crédito, puede resultarte difícil controlar los gastos de todas tus tarjetas. Debes quedarte con una tarjeta, tomando en cuenta que la misma te brinde beneficios y recompensas. Por ejemplo, si viajas mucho, una tarjeta que te ofrezca recompensa de línea aérea o de viaje, puede ser de gran utilidad para tu estilo de vida.

Recuerda que tu puntaje crediticio está determinado por la duración de tu historial de crédito y qué tan buen pagador has sido.

  1. Conoce el cobro de anualidad y tasas de interés

Es importante que conozcas cuál es el porcentaje anual por el uso de la tarjeta de crédito, las tarifas por los servicios que te ofrece, y no olvides que debes ser responsable y realizar tus pagos a tiempo. Las tarifas generalmente se encuentran detalladas en el contrato de tu tarjeta de crédito.

Igualmente debes informarte de la tasa de interés mensual, en caso que realices un gasto que no puedas pagar de contado.

  1. Establece un recordatorio para realizar tus pagos

El pago de tus estados de cuenta a tiempo influye en tu puntaje crediticio. Anota la fecha de pago, ten un recordatorio que te ayude a efectuar tus pagos a tiempo, así lograrás tener una mayor organización.

Espero que estos consejos te ayuden a darle un mejor uso a tu tarjeta de crédito, y de esta forma puedas tener un mayor control de los gastos que realizas.

Fuente: Learnvest

Consejos para manejar las deudas de las fiestas

Consejos para manejar las deudas de las fiestas

Crédito General

Autora: María Emilia Romero

Puede ser que durante las festividades te excediste un poco con tus gastos o te encuentras en una situación de sobreendeudamiento. Independientemente de las dos situaciones descritas, el primer paso es tomar un plan de acción inmediato, ya que evidentemente tus gastos son superiores a tus ingresos lo que desencadena en un desbalance financiero por no planificar y tomar decisiones acertadas a tiempo.

La elaboración del plan de acción es diferente para cada persona o familia y se adaptan según sus necesidades y nivel de endeudamiento. Sin embargo, se requiere de compromiso, organización y disciplina para poder llevar las finanzas nuevamente a una situación de equilibrio.

Los conceptos que debes tener en cuenta al elaborar tu listado de endeudamiento son:

  • Persona/Institución a la que debes
  • Saldo total por pagar
  • Monto de la cuota mensual
  • Periodo de tiempo de la deuda (total o restante)
  • Prioridad de pago

Una vez que identificas tus deudas, se debe considerar que la deuda más cara, es decir la deuda de mayor monto, es la prioridad de pago y se debe pagar lo más pronto posible. Mientras que las deudas de menor monto tienen una prioridad más baja, pero debes seguir pagando el monto mínimo necesario.

Después de identificar y visualizar tu nivel de endeudamiento, es importante que consideres y apliques la técnica PERC que permite ajustar los gastos y destinar ese dinero para el pago de tus deudas:

  • P ostergar → Cambiar de celular, comprar ropa, zapatos o accesorios
  • E liminar → Suscripción a una revista, TV por cable o el gimnasio
  • R educir → Comidas fuera de casa, cafés o snacks diarios
  • C onservar → Plan básico de internet en casa y teléfono celular

Recuerda que endeudarse no es malo siempre que se realice con moderación, analizando tu capacidad financiera y no sobrepases el máximo del 40% de tus ingresos totales mensuales. Sin embargo, las facilidades que se ofrecen el mercado para endeudarse suelen ser atractivas para el consumidor, lo que puede llevarte a un sobreendeudamiento; en donde las señales más comunes son solicitar un crédito para pagar otro, pagar el mínimo de las tarjetas de crédito y diferir el consumo de tus bienes que son de corto plazo.

Finalmente, toma en cuenta estos consejos sobre cómo conocer tu nivel de endeudamiento después de las festividades y qué acciones puedes realizar para pagar tus deudas sin comprometer tus metas financieras de este año.

Cómo construir tu historial de crédito desde cero

Cómo construir tu historial de crédito desde cero

Crédito General

Ser una persona que le gusta hacer todos los pagos en efectivo no es algo malo, probablemente tienes muy poca o ninguna experiencia utilizando crédito. Esto puede no ser tan favorable cuando finalmente necesites aplicar a un préstamo o a una línea de crédito.

Sin un historial de crédito, no tendrás un score de crédito, por lo que será más difícil que te otorguen un crédito o te lo darán con términos no muy favorables, como con una tasa de interés más alta.

Comienza con el pie derecho cuando tengas que construir tu historial de crédito, no es tan difícil hacerlo. Sigue los siguientes pasos:

  1. Obtén una tarjeta

Si tienes un empleo estable y estás recibiendo un ingreso mensual puedes comenzar aplicando a una tarjeta de crédito. Los emisores de las tarjetas analizarán tu perfil laboral y te podrán otorgar tu primera tarjeta con un cupo inicial que suele ser no muy alto.  Asegúrate de ser responsable manejando tu línea de crédito y paga a tiempo tus consumos, esto garantizará que empieces con pie derecho a construir tu historial y te permitirá incrementar tu cupo a futuro.

 

  1. Comienza a usar de a poco tu línea de crédito

Crear tu historial no es complicado, pero toma tiempo, disciplina y conocer esta herramienta. Algunas personas creen que usar todo su cupo asignado significa que tendrás un score más alto, esto es mentira. En realidad, los prestamistas se preocupan de tu comportamiento administrando tu crédito, es decir si eres un buen pagador y tu nivel de endeudamiento actual.

 

  1. Tómate en serio las fechas de pago

Tu historial de pagos se basa en qué tan responsable has sido con el pago de tus cuotas. Para que no se te escape ninguna fecha de pago, utiliza recordatorios o programa débitos automáticos en tus cuentas. Si eres puntual en el pago de tu crédito, tu calificación de crédito mejorará, además evitarás el pago de multas o intereses por no pagar.

 

  1. Revisa tu progreso

Para tener un excelente historial crediticio tienes que revisar periódicamente cómo estás administrando tus deudas. Analiza tu presupuesto y evita que tus deudas sobrepasen el 40% de tus ingresos mensuales. Si sobrepasan este porcentaje es una alerta de que estás sobre endeudado y debes dejar de endeudarte, pues esto deteriorará tu historial crediticio.

 

El crédito es una buena herramienta para conseguir tus metas si es utilizado con disciplina. Comienza a construir tu historial de crédito y sé un buen pagador para tener más opciones a futuro.

¿Puedes comprar una vivienda si tienes deudas?

¿Puedes comprar una vivienda si tienes deudas?

Crédito General

Comprar una vivienda es una inversión importante, la cual involucra un gran esfuerzo financiero en el hogar, y aún más si tienes otras deudas de por medio. Sin embargo, las deudas no deben ser el obstáculo para conseguir tus metas financieras como tener tu casa propia, pero deben estar bien administradas y bajo control.

Te contamos lo que debes saber para comprar una vivienda si aún estás pagando otras deudas.

  • Asegúrate que tu situación financiera esté bajo control

Analiza cuáles son tus prioridades y si las tienes cubiertas. Si tienes un ingreso adicional y estás considerando adquirir una vivienda, prioriza primero el pago de deudas grandes y el ahorro. Por ejemplo, prioriza que hayas construido un fondo para emergencias para cubrir cualquier imprevisto y el pago de alguna deuda que represente un peso importante en tu presupuesto mensual. Crea un presupuesto para planificar tus gastos a futuro, comienza a administrar de mejor forma tus gastos y enfócate en ahorrar. No quiere decir que tengas que tener $0 en deudas, sino que comiences a liberarte de esos gastos o deudas que representan una carga financiera importante actualmente, para que estés en una mejor posición financiera antes de tomar la decisión.

  • Conoce bien tus deudas

Existen deudas malas y deudas buenas. Una deuda buena es considerada una inversión en tu futuro, como una deuda para tus estudios que te permitirá tener una mejor posición laboral a futuro. Una deuda mala, como una deuda de consumo para satisfacer un deseo que tuviste, tiene tasas de interés más altas y disminuye tu patrimonio sin construir nada de valor en el futuro. Por tanto, deberás dar prioridad al pago de este tipo de deudas primero.

Si aún con estas deudas estás pensando en comprar una vivienda, analiza con anterioridad el porcentaje de tus ingresos mensuales que estás destinando al pago de deudas, si es superior al 40% es mejor no hacerlo, prioriza la diminución de deudas. Podrían rechazarte el crédito hipotecario ya que tu nivel de deudas es muy alto.

  • Considera todos los gastos de ser dueño de una vivienda

Adicionalmente de contar con el dinero para el pago de la entrada, hipoteca y trámites legales, no olvides de los gastos en renovaciones, amoblar, impuestos, alícuotas, pago de servicios, etc. También pueden surgir gastos inesperados por algún imprevisto, es preferible tener un fondo de ahorro para cubrirlos, caso contrario tendrás que endeudarte más.

  • Pregúntate si realmente quieres comprarte una vivienda

Muchas personas ven a la compra de una vivienda como un paso estratégico – para dejar de pagar arriendo, para invertir, por la familia, porque otros amigos ya tienen su vivienda, etc. Cuando las emociones se involucran, podrías no tomar la mejor decisión. Sin embargo, no se trata de comprar una casa para sentirse más exitoso o por presión de amigos o familia.  Es muy importante que te encuentres en una posición financiera estable en la cual puedas realmente adquirir la vivienda sin ponerte en una situación crítica que puede perjudicarte a ti y a tu familia.

 

Fuente: www.learnvest.com

Beneficios de tener un buen historial crediticio

Beneficios de tener un buen historial crediticio

Crédito General

Los principales beneficios de tener un buen historial crediticio son:

  • Es una puerta para obtener más créditos. Un buen historial te ayudará a que las instituciones financieras vean tu compromiso crediticio y les dará un panorama de cómo es tu comportamiento de pagos. Tener acceso a crédito, si es bien utilizado, es la puerta a varias oportunidades de inversión y adquisición de bienes.
  • Mejores condiciones crediticias. Si tienes un buen historial crediticio, el banco estará dispuesto a ofrecerte un préstamo de mayor monto, incluso a una tasa más baja, o aumentar la línea de tu tarjeta de crédito.
  • Más oportunidades. Muchas empresas toman en cuenta el historial crediticio al seleccionar personal. De igual forma, si requieres contratar un servicio, las empresas verán que eres un buen pagador y no tendrás problema en adquirirlo.
  • Opción de negocios. Un historial crediticio negativo puede ser una traba si quieres presentarse a licitaciones o concursos, o adquirir financiamiento para tu negocio. Un buen historial de crédito te permitirá escoger entre varias opciones y tener acceso al financiamiento que requieres.
Cómo mejorar tu historial de crédito

Cómo mejorar tu historial de crédito

Crédito General

Tener un buen historial de crédito te permitirá tener acceso a financiamiento y nuevas opciones en el futuro. La base para tener un historial de crédito intachable es tener un buen manejo del crédito y pagar puntualmente tus obligaciones. A continuación, te damos algunos consejos para mejorar tu historial de crédito:

Qué puedes hacer para administrar bien tu crédito:

  • Lleva un registro de sus gastos:Lleva un registro de todos los gastos que realizas para conocer el dinero disponible para cubrir tus obligaciones.
  • No excedas el límite de crédito en líneas de crédito y tarjetas de crédito:Tu crédito disponible es la cantidad de crédito que te queda en una línea de crédito o tarjeta de crédito. Asegúrate de mantener tus gastos por debajo de este monto.
  • Ten un fondo de emergencia:Mantén un fondo de ahorros para emergencias de tres a seis meses de tu sueldo. De esa manera, si pierdes tu empleo o tienes un gasto grande inesperado, no deberás pedir prestado para poder cumplir con tus obligaciones.
  • Paga lo que debes:Siempre realiza el pago total de tu cuota, o al menos tu pago mínimo mensual. Al pagar un monto superior al mínimo, o mejor aún, el saldo total cada mes, se reducirán los cargos por financiamiento en los que puedes incurrir.

Qué puedes hacer para pagar puntualmente:

  • Organízate: Coloca todas tus cuentas en un lugar visible para no perderlas ni olvidarte de ellas. Lleva una lista de las cuentas que adeudas.
  • Presta atención a las fechas de vencimiento de los pagos. Programa un recordatorio al menos una semana antes de la fecha de vencimiento.
  • Inscríbete en el servicio de pagos automáticos. Utilizar los pagos automáticos de préstamos de tu cuenta es una manera simple y conveniente de realizar tus pagos con regularidad. Asegúrese de programarlos de acuerdo con el momento en que recibes tu sueldo para garantizar que tengas los fondos suficientes para el pago cuando se gire.
  • Mantén tu información personal actualizada. Si te cambias de domicilio, recuerda comunicar en tu institución financiera sobre el cambio de dirección para asegurarte de que tu estado de cuenta llegue a tu nueva dirección.
Conoce sobre la Central de Riesgos

Conoce sobre la Central de Riesgos

Crédito Sistema Financiero

La Central de Riesgos es el registro de información sobre todos los préstamos o créditos que una persona ha contratado con una institución financiera regulada y controlada por la Superintendencia de Bancos del Ecuador o la Superintendencia de la Economía Popular y Solidaria. Es decir, si se tiene un crédito con una institución (entidades bancarias, sociedades financieras, tarjetas de crédito, mutualistas, cooperativas o un banco extranjero), la persona es parte de la central de riesgos. También se registra como información adicional a la Central de Riesgos, los créditos adquiridos a través de entidades financieras no controladas ni reguladas por la Superintendencia de Bancos  y entidades del sector real o comercial cuya información es solicitada directamente por los burós de información crediticia, y corresponde únicamente a obligaciones que se mantiene como deudores.

Esta información es administrada por la Superintendencia de Bancos del Ecuador (SB) y la Superintendencia de Economía Popular y  Solidaria (SEPS).

Objetivos

Uno de los objetivos de la Central de Riesgos es proteger el dinero depositado en las entidades controladas por las SB y SEPS. Adicionalmente, otro de los objetivos es garantizar el retorno de los valores prestados, para minimizar el riesgo a quien se ha prestado, mientras más conozco al deudor menor riesgo de que no cumpla con su obligación. Con los datos que presenta la Central de Riesgos, se puede establecer en el análisis de una persona que solicita un préstamo o tarjeta de crédito, tanto en las entidades financieras como en las casas comerciales, que esa persona tenga un buen historial crediticio como cumplidor de sus obligaciones, o lo contrario.

Calificaciones

Cada persona que se encuentra en la Central de Riesgos recibe una calificación de acuerdo al comportamiento de pago que ha tenido con sus obligaciones. Las calificaciones pueden ser:

A: aquella persona que cuenta con suficientes ingresos para pagar el capital e intereses y lo hace puntualmente. Si es un crédito comercial, el pago de la cuota no puede pasar de 30 días y si es de consumo, no más de cinco días.

B: clientes que todavía demuestran que pueden atender sus obligaciones pero que no lo hacen a su debido tiempo. En los créditos comerciales son los que se tardan hasta tres meses en pagar sus obligaciones.

C: personas con ingresos deficientes para cubrir el pago del capital y sus intereses en las condiciones pactadas.

D: igual que las personas que tienen calificación C, pero donde se tiene que ejercer la acción legal para su cobro y, generalmente renegocian el préstamo bajo otras condiciones.

E: es la última calificación. Aquí están las personas que se declaran insolventes o en quiebra y no tienen medios para cancelar su deuda. En los créditos comerciales, la morosidad es superior a los nueve meses y en los de consumo, por encima de los 120 días.

El historial crediticio de las personas no debe presentarse con información más allá de tres años, cuando la obligación se cancela, desaparece de la información a la fecha. Sin embargo, la generación o historial de dicha operación deba presentarse tres años atrás a la fecha de corte del último reporte.

Si no se cumple con los pagos la calificación se deteriorará y se disminuirán las opciones para sacar nuevos créditos al futuro.

Entrega de información crediticia

Después de ingresar la información en la Central de Riesgos, la SB y SEPS entregan la información a entidades legalmente autorizadas y controladas: los Burós de Información Crediticia. Estas entidades entregan los datos de la Central de Riesgos al sistema financiero, al sector real de la economía y a los titulares.

¿Cómo se utiliza la información de tu historial de crédito?

El reporte de crédito, es una fuente de información que las instituciones financieras y casas comerciales utilizan en sus procesos de evaluación crediticia. La información de cómo una persona ha pagado los créditos es una variable que ayuda a predecir qué tan probable serán los  pagos de futuros créditos. Entonces, si históricamente una persona ha pagado a tiempo sus créditos, la probabilidad de que pague a tiempo en el futuro es mayor.

El reporte de crédito es el reflejo del historial crediticio. Es una carta de presentación que ayuda a solicitar un crédito y conseguir mejores condiciones financieras.